Compartir

Puede haber situaciones en las que se interrumpe la vía normal del impulso eléctrico del corazón, por ejemplo, por un área de tejido dañado como resultado de un infarto del miocardio. Tal alteración puede causar que la dirección del impulso se desvíe hacia la izquierda o la derecha, o en casos extremos, retome la dirección de la que procede. Esto se conoce como la desviación del eje del corazón.

Esta interrupción afectará la polaridad de las derivaciones de las extremidades. Si hay algo que está causando que el impulso viaje de regreso de donde vino, el AVR puede ser positivo en el ECG, en lugar de negativo, porque el impulso está ahora viajando hacia el aVR. Mientras tanto, la derivación DII puede ser negativa, ya que el impulso ahora está viajando lejos de la cabeza. Por lo tanto, una forma de saber la desviación del eje es observar la polaridad de dos de las derivaciones de las extremidades. Esto puede ser más fácil mediante la evaluación de la derivación I y el aVF.

Método rápido para identificar desviación del eje

En un ECG normal, como sabemos, todas las derivaciones de los miembros deben ser positivas, excepto aVR. Por lo tanto, si el ECG muestra una desviación del eje normal (lo que significa que no hay interrupción de la vía normal de la actividad eléctrica) tanto DI y aVF deben ser positivas.

Si hay una desviación del eje extrema (alteración severa de la vía de conducción eléctrica) ocurrirá lo opuesto. La derivación I y aVF serán negativas.

Si el impulso se desvía hacia la izquierda, existe desviación del eje hacia la izquierda, la derivación I es positiva y el aVF es negativo.

En la desviación del eje hacia la derecha, la derivación I es negativa y el aVF es positiva.

La desviación del eje extrema es la más preocupante para un paciente, seguida de la desviación del eje a la derecha, y por último la de la izquierda. En la práctica, la desviación del eje no necesariamente requiere algún tratamiento en sí. Sin embargo, crea la interrogante de lo que ha provocado la desviación del eje en primer lugar. Para el médico, la desviación del eje indicará cómo la enfermedad del paciente puede estar afectando a la vía del impulso a través del sistema de conducción, y por lo tanto la probabilidad de que el paciente pueda estar inestable y tener arritmias. Utilizando el método anterior, la desviación del eje se puede evaluar de un vistazo desde que va siendo trazado en el papel.

¿Cómo calculas los grados de desviación del eje?

El Sistema de Referencia hexaxial se divide en segmentos de 30 grados. Los números en la parte inferior del Sistema de Referencia hexaxial son positivos y los que están en la mitad superior, negativos. Si nos fijamos en la figura, verás qué parte del diagrama representa el tipo de desviación del eje. Aquí el corazón se superpone en el Sistema de Referencia hexaxial. En circunstancias normales, la vía del impulso fluiría a través del sistema de conducción directa hacia la DII. Esto cae dentro del cuadrante normal de desviación del eje del Sistema de Referencia hexaxial. Cualquier desviación entre 90 grados y 30 grados se considera la desviación normal de eje. Si la vía del impulso se desvía a la izquierda del paciente se caería en el cuadrante superior derecho del Sistema de Referencia hexaxial. Si la desviación es hacia la derecha, sería caer en el cuadrante inferior izquierdo. Y si la vía del impulso vuelve de donde vino, viajaría hacia el cuadrante superior izquierdo, lo que representa una desviación del eje extrema.

  1. Observa el ECG y decide, viendo la derivación I y aVF, si se trata de un eje normal, desviación a la izquierda, a la derecha o desviación del eje extrema. Si DI es isofásica (un complejo que es tan positivo como negativo), es suficiente para decir que existe una desviación a la izquierda o un eje normal, por ejemplo.
  2. Ahora observa el Sistema de Referencia Hexaxial y recuerda en qué cuadrante del sistema de referencia el eje caerá. (Por ejemplo, si se trata de una desviación normal de eje, se sitúa entre 90 grados y -30 grados.)
  3. Observa de nuevo el ECG y encuentra el complejo isofásico más pequeño (el complejo más pequeño que es tan positivo como negativo) en las derivaciones de las extremidades. Recuerda: el complejo principal del miembro más pequeño puede no ser isofásico; tienes que escoger la derivación que es más isofásica y la más pequeña.
  4. Una vez que hayas encontrado esta derivación, ve al Sistema de Referencia Hexaxial y encuentra el polo positivo de este electrodo.
  5. De este electrodo, gira 90 grados alrededor del Sistema de Referencia hexaxial hacia el cuadrante al que sospechas que existe desviación del eje (Ver paso 2)
  6. Observa la derivación a la que has llegado y el grado de desviación del eje que representa. Esta es la desviación del eje del ECG.
  7. ¿Por qué girar 90 grados? Ya hemos aprendido que si el impulso se desplaza hacia el electrodo obtenemos una desviación positiva, y si se aleja de un electrodo una desviación negativa. Si giramos a 90 grados con un electrodo, se obtiene un complejo isofásico.

Referencias

  • Hampton, J. (2008).  In The ECG made easy (7th ed.). Edinburgh: Elsevier/Churchill Livingstone.
  • Dubin, D. (2007). In Dubin interpretación de ECG: Método clásico del Dr. Dubin para entender los mensajes eléctricos del corazón. Fort Myers, Fla.: Cover.
  • Salazar, G., & Bar, L. (2007). In Manual de electrocardiografía y electroencefalografía (1a ed.). México: : Manual Moderno.