Una de las dificultades más grandes que tenemos los médicos durante nuestra formación e incluso más allá, es la interpretación de la resonancia magnética (RM). Por lo que a continuación te decimos paso a paso y de forma sencilla y práctica cómo interpretarla, así como las ventajas y contraindicaciones de este estudio.

Actualízate sobre este tema en 4 minutos.

En la resonancia magnética no se utiliza radiación, es una de las principales diferencias que tiene con la tomografía. Este equipo de imagen está conformado por un gran imán en forma de anillo, que suele tener un túnel en el centro. La imagen se obtiene de la de la resonancia y vibración de los iones hidrógeno. En la imagen las secuencias T1 y T2 expresan las propiedades de las señales de los tejidos en escalas de negros y grises.  La diferencia entre una secuencia y otra depende del tipo de pulsos de frecuencia utilizados y del tiempo que hay entre ellos. Se dice que un tejido o estructura es hiperintenso cuando su coloración es blanca o grisácea (brilla, tiene más intensidad), en cambio si su coloración es oscura (tendencia al negro) es hipointenso.

No existe un orden predeterminado para realizar la lectura de un estudio imagenológico, pero recuerda que entre más sistemático lo hagas, más sencilla será la tarea y también evitarás errores por omisión.

1. Determina el corte

Determina que corte estas observando en la RM, recuerda que este estudio nos permite observar al cuerpo en múltiples planos tales como el sagital, coronal, axial u oblicuo.

2. Distingue la secuencia

Saber identificar cual secuencia estás observando será la siguiente tarea, recuerda que existe T1, T2 y spin echo, y dependiendo de la que sea, será el tono de las diferentes estructuras del cuerpo humano.

  • Secuencias T1:
    • Blanco: Grasa, hemorragia subaguda, contraste magnético y sustancia blanca.
    • Gris: Sustancia gris, hígado, bazo, páncreas, riñón, músculos y lesiones con agua.
    • Negro: Orina, quistes, tendones, vasos y aire.
  • Secuencias T2:
    • Blanco: líquido cefalorraquídeo, orina, quistes, tumores, riñón, bazo y agua libre.
    • Gris: Sustancia gris y grasa.
    • Negro: Sustancia blanca, páncreas, hígado, músculo, hueso cortical, tendones, aire y vasos.
  • Secuencia spin echo: (son las mismas que las secuencias anteriores pero potenciadas).
    • Potenciadas en T1: Se utilizan principalmente en neurogénesis por poseer un exelente detalle de la anatomía.
    • Potenciadas en T2: También conocidas como Flair, en ellas las alteraciones patológicas se observan hiperintensas.

3. Comprueba la integridad

Comprueba la integridad de los distintos tejidos que se te muestran. Verificar la estructura te ayudará a sustentar tu diagnóstico.  No olvides que con este estudio, puedes observar diferentes tipos de lesiones como lo son:

  • Cráneo: puedes observar fracturas (no olvides que el estudio de elección es la TAC).
  • En los traumatismos óseos, cartílagos y partes blandas, nos permite observar:
    • Edema óseo, microfracturas trabeculares, y fracturas ocultas.
    • Lesiones ligamentosas menisco-rodilla.
    • Osteosíntesis en fase inicial.
  • Columna: lesiones traumáticas, lesiones de disco.

4. Compara simétricamente

Es importante que observes la simetría de las distintas estructuras, recuerda que todo cuerpo humano posee similitud en las estructuras del lado derecho como el izquierdo. Sin olvidar tomar en cuenta las estructuras anatómicas del cerebro como en todo el cuerpo. Cualquier diferencia entre ambas, puede ser indicio de alguna patología a ese nivel.

  • Cráneo: Neoplasias con desplazamiento de la línea média, te ayuda a distinguir entre hidrocefalia comunicante y no comunicante,  determina la causa de la isquemia (trombosis arterial intracraneal, malformación arteriovenosa,etc), etc.
  • Columna: permite identificar lesiones congénitas de la región lumbosacra tales como los lipomas, meningoceles, diastematomielia, etc.

5. Busca anormalidad

Localiza cualquier anormalidad, ya sea la presencia de una masa o líquido en lugares que no debe de haber. La presencia de alguna puede ser indicio de un proceso patológico.

  • Cráneo: nos ayuda a identificar depósitos anormales de hierro en los núcleos del sistema extrapiramidal (Enf. de Parkinson), malformaciones arteriovenosas, malformaciones genéticas (agenecia de cuerpo calloso, quistes aracnoides y meningocele),  meningiomas, neuromas, tumores pituitarios, neoplasias primarias y metastásicas, etc.
  • Columna: evalúa la extención de diversas neoplasias como ependimomas y astrositomas.  Tiene utilidad en el diagnóstico precoz de la disquitis, osteomielitis y abscesos epidurales. Se utiliza como método complementario de los estudios radiológicos convencionales cuando se sospecha lesión medular.
  • Tórax: nos ayuda a diagnosticar tumores anormales en el tórax, evaluar el flujo sanguíneo, y diferenciar entre tumores y tejido normal.
  • Abdomen: busca cáncer o tumoraciones. Evalúa el flujo y vasos sanguíneos, ganglios linfáticos, para identificación de alguna patología abdominal.
  • Pelvis: es el examen más sensible para la detección de la necrosis isquémica de la cadera y detectar criptorquidea (puede utilizarse este estudio cuando se detecta una masa endometrial en paciente gestante).

¿Qué tiene la RM que no tengan los otros estudios de imagen?

  • Nos permite manipular el espacio, de tal modo que podemos obtener cortes o planos primarios en cualquier dirección.
  • Posee una elevada resolución de contraste, mayor que cualquier otro estudio.
  • No posee efectos nocivos, ya que no usa radiaciones ionizantes.
  • Tiene gran variedad en el manejo del contraste.

A quiénes no debemos realizar un resonancia magnética

  • Claustrofóbicos
  • Portador de marcapasos o prótesis valvulares cardíacas antiguas
  • Portador de prótesis metálicas o clips metálicos en cabeza o SNC
  • Cuando el paciente se niega al estudio

Ahora sabes lo básico para interpretar una resonancia. Sin embargo, recuerda que este estudio es muy especializado. Si tienes dudas siempre es recomendable que te ayudes de un experto, para que te guíe adecuadamente y puedas brindar el mejor tratamiento a tu paciente.

Referencias Bibliográficas

López, J (2002).  Manual de resonancia magnética osteo articular. Servicio de diagnóstico por imagen: Hospital Asepeyo de San Cuagat. B-47679/2002.

Pedrosa, César, and Rafael Casanova (2013). Diagnóstico Por Imagen. Interamericana:McGraw Hill

Rivera, D. Puentes, S. & Caballero, L. (2012). Resonancia magnética cerebral, secuencia básicas e interpretación. (S-0978). Universidad Médica, Bogota. 52 (3) : 292-306.

9 COMENTARIOS

  1. En el segundo párrafo, donde dice : ” en cambio si su coloración es oscura (tendencia al negro) es hiperintenso” creo que debería decir “hipointenso”

  2. Felicidades, Kiara, se que tu trabajo les será de gran utilidad a mis alumnos del 7° semestre.
    saludos desde Cuernavaca.

    • Estimado profesor Esquivel,

      a nombre de Kiara, quien en estos momentos se encuentra de vacaciones le agradecemos su comentario. Es genial escuchar que nuestro artículo le ha sido de su agrado y sobre todo que lo compartirá con sus alumnos. Esperamos tenerlo pronto de regreso junto con sus estudiantes en Sapiens Medicus.

      Saludos,

      Charly Arámburu
      Editor en Jefe

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.