La mononucleosis infecciosa se caracteriza por la tríada de fiebre, faringitis y linfadenopatía. Inicialmente se describió como “Drüsenfieber” o fiebre glandular en 1889, pero el término “mononucleosis infecciosa” se adoptó hasta 1920 para describir a seis estudiantes universitarios con una enfermedad febril caracterizada por linfocitosis absoluta y células mononucleares atípicas en sangre. La relación entre el virus de Epstein Barr y la mononucleosis infecciosa se estableció cuando un trabajador de laboratorio se infectó con el virus y desarrolló la enfermedad, aunado a una prueba de aglutinación heterófila positiva.

Actualízate sobre este tema en 14 minutos.

El virus de Epstein-Barr (VEB) es un herpesvirus ampliamente diseminado que se transmite por contacto íntimo entre personas susceptibles y pacientes. Este patógeno no ha sido aislado de fuentes ambientales, lo que sugiere que los humanos son el principal reservorio. Los anticuerpos contra el virus de Epstein-Barr se han demostrado en todos los grupos de población con distribución mundial; aproximadamente del 90 al 95% de los adultos finalmente se vuelven seropositivos al virus. A los cuatro años, la seroprevalencia es cercana al 100% en los países en desarrollo y oscila entre el 25 y el 50% en los grupos socioeconómicos más bajos en EUA.

Los anticuerpos contra el virus de Epstein-Barr se han demostrado en todos los grupos de población con distribución mundial; aproximadamente del 90 al 95% de los adultos finalmente se vuelven seropositivos al virus.Haz click para twittear

Muchos atribuyen este hallazgo a un contacto personal continuo y a una higiene deficiente entre los niños, lo que permite la adquisición temprana y posterior propagación del virus de Epstein BarrLa infección adquirida durante la infancia suele ser subclínica; menos del 10% de los niños desarrollan infección clínica a pesar de las altas tasas de exposición. La incidencia de infección sintomática comienza a aumentar en adolescentes hasta la edad adulta. El rango de edad con la mayor incidencia para la infección es de 15 a 24 años.

Algunos datos del Reino Unido sugieren que los casos de mononucleosis infecciosa pueden estar ocurriendo en etapas más tardías de la vida con gravedad creciente, requiriendo hospitalización. La mononucleosis infecciosa es rara en adultos, representando menos del 2% de las faringitis en adultos. La gran mayoría no son susceptibles a esta infección debido a la exposición previa. Las diferencias observadas entre lactantes y adultos jóvenes con respecto a la infección sintomática pueden estar relacionadas con el tamaño del inóculo viral en el momento de la infección o con la intensidad de la respuesta inmune celular por parte de las células B infectadas por el virus de Epstein Barr.

Transmisión de la infección

Posterior a la presentación de la mononucleosis infecciosa, el virus puede diseminarse en las secreciones salivales en cantidades elevadas durante un período prolongado. La diseminación oral persiste durante un promedio de seis meses después del inicio de la enfermedad. Aunque cabe resaltar que, una vez infectado con el virus de Epstein-Barr, éste puede persistir y diseminarse intermitentemente en la orofaringe durante décadas. Aunque el VEB se disemina principalmente a través del paso de saliva, no es una enfermedad particularmente contagiosa.

El virus puede diseminarse persistentemente en la orofaringe de los pacientes con mononucleosis infecciosa hasta por 18 meses después de la recuperación clínica. Esto puede explicar en parte por qué solo un pequeño número de pacientes con mononucleosis infecciosa recuerda el contacto previo con una persona infectada. La propagación intrafamiliar entre hermanos también ha sido reportada.

El virus puede diseminarse persistentemente en la orofaringe de los pacientes con mononucleosis infecciosa hasta por 18 meses después de la recuperación clínica.Haz click para twittear

Lactancia materna

El virus de Epstein-Barr se ha aislado en la leche materna de madres lactantes sanas. Sin embargo, en un estudio, no hubo diferencias en la seropositividad al virus entre recién nacidos alimentados con leche materna o exclusivamente con fórmula, lo que sugiere que la lactancia materna no es una vía importante de transmisión.

Transmisión sexual

El virus de Epstein-Barr también se ha aislado tanto de las células epiteliales del cuello uterino como del líquido seminal masculino, lo que sugiere que la transmisión también puede ocurrir sexualmente. En un estudio epidemiológico de más de 2000 estudiantes universitarios en Escocia, se analizaron cuestionarios y muestras de suero para examinar los factores de riesgo de seropositividad al virus de Epstein-Barr. La actividad sexual antes del ingreso a la universidad se asoció significativamente con un mayor riesgo de seropositividad al virus. Además, el riesgo de un estado seropositivo aumentó con el número de parejas sexuales.

El contacto del virus de Epstein-Barr con las células epiteliales orofaríngeas permite la replicación del virus, su liberación en las secreciones orofaríngeas y la infección de las células B en las áreas de la orofaringe ricas en linfocitos. Las células B infectadas con virus de Epstein Barr son responsables de la diseminación de la infección a través del sistema linforreticular. El período de incubación previo al desarrollo de los síntomas promedia de cuatro a ocho semanas. La infección primaria de los linfocitos B por el virus de Epstein-Barr induce la circulación de anticuerpos dirigidos contra antígenos virales y no relacionados que se encuentran en los eritrocitos de ovejas y caballos.

Las células B infectadas con virus de Epstein Barr son responsables de la diseminación de la infección a través del sistema linforreticular. El período de incubación previo al desarrollo de los síntomas promedia de cuatro a ocho semanas.Haz click para twittear

Estos últimos anticuerpos, denominados anticuerpos heterófilos, son un grupo heterogéneo de anticuerpos, mayoritariamente IgM, que no reaccionan de forma cruzada con los antígenos del virus de Epstein-Barr. En raras ocasiones, las células infectadas producen anticuerpos antineutrófilos, antieritrocitos y antiplaquetarios, que son responsables de algunas de las manifestaciones clínicas menos frecuentes asociadas con la mononucleosis infecciosa. También se puede documentar una respuesta serológica específica para el virus de Epstein-Barr, aunque esto es necesario para menos del 10% de los casos de mononucleosis infecciosa negativa para anticuerpos heterófilos.

Los linfocitos T citotóxicos específicos para el virus de Epstein Barr se consideran esenciales para controlar la infección aguda y la reactivación. La activación de las células T conduce a un perfil tipo T helper 1 con producción de citoquinas interleucina-2 e interferón-gamma. Los linfocitos atípicos, que aparecen en la sangre periférica de pacientes con mononucleosis infecciosa entre una y tres semanas después del inicio de los síntomas, corresponden principalmente a células T CD8+ y células natural killer CD16+ (NK). A pesar de estas respuestas inmunes, que controlan la infección lítica inicial, el virus de Epstein Barr se convierte en una infección permanente ya que establece la latencia con la reactivación periódica y diseminación oral del virus.

Por otro lado, la respuesta inmune celular insuficiente puede dar como resultado una infección por VEB mal controlada y/o generar una neoplasia. Incluso con una respuesta inmune adecuada, algunos estudios epidemiológicos han vinculado la mononucleosis infecciosa a un mayor riesgo de otras afecciones, como el linfoma de Hodgkin. Otros estudios han relacionado la adquisición de la infección con un mayor riesgo de trastornos autoinmunes, como la esclerosis múltiple o el lupus eritematoso sistémico.

Las características típicas de la mononucleosis infecciosa incluyen fiebre, faringitis, adenopatía, fatiga y linfocitosis atípica. Una revisión de más de 500 pacientes encontró que la linfadenopatía estaba presente en todos los pacientes, la fiebre en el 98% y la faringitis en el 85%. El síndrome a menudo se presenta con malestar general, cefalea y febrícula antes de desarrollar estos signos más específicos. La fatiga puede ser persistente y severa. En un estudio prospectivo de 150 pacientes, la mayoría de los síntomas iniciales (p.e. fiebre, dolor de garganta) remitieron en un mes, pero la fatiga remitió más lentamente y persistió en el 13% de los pacientes a los seis meses.

Las características típicas de la mononucleosis infecciosa incluyen fiebre, faringitis, adenopatía, fatiga y linfocitosis atípica.Haz click para twittear

La afectación de los ganglios linfáticos en la mononucleosis infecciosa es típicamente simétrica e involucra más frecuentemente a las cadenas cervicales posteriores que a las anteriores. Los ganglios cervicales posteriores se encuentran posteriores a los músculos esternocleidomastoideos y deben palparse cuidadosamente. Los ganglios pueden ser grandes y moderadamente dolorosos. La linfadenopatía también puede volverse más generalizada, lo que distingue a la mononucleosis infecciosa de otras causas de faringitis. La linfadenopatía alcanza su máximo en la primera semana y luego disminuye gradualmente durante dos a tres semanas.

La afectación de los ganglios linfáticos en la mononucleosis infecciosa es típicamente simétrica e involucra más frecuentemente a las cadenas cervicales posteriores que a las anteriores.Haz click para twittear

El antecedente de dolor de garganta suele ir acompañado de faringitis y exudados amigdalinos, que pueden aparecer blancos, gris-verdosos o incluso necróticos. Las petequias palatinas con hemorragias y manchas rojas ocasionalmente están presentes; este hallazgo también se puede observar en pacientes con faringitis estreptocócicaLas complicaciones raras de la mononucleosis infecciosa incluyen al absceso periamigdalino u oclusión de la vía aérea secundaria a edema del paladar blando y las amígdalas.

Esplenomegalia y rotura esplénica

Se observa esplenomegalia en 50 a 60% de los pacientes con mononucleosis infecciosa y, por lo general, comienza a disminuir hacia la tercera semana de la enfermedad. La rotura esplénica es una complicación rara, pero potencialmente peligrosa. Se estima que ocurre en uno o dos casos por cada mil; aproximadamente el 70% ocurre en hombres, generalmente menores de 30 años. Las manifestaciones típicas son dolor abdominal y/o disminución del hematocrito. Cuando se produce una ruptura esplénica, lo hace espontáneamente en más de la mitad de los pacientes.

Se observa esplenomegalia en 50 a 60% de los pacientes con mononucleosis infecciosa y, por lo general, comienza a disminuir hacia la tercera semana de la enfermedad. La rotura esplénica es una complicación rara, pero potencialmente peligrosa.Haz click para twittear

Generalmente ocurre 14 días después del inicio de los síntomas; sin embargo, puede variar desde cuatro días hasta ocho semanas. En algunos casos, puede ser el síntoma inicial. El manejo de la ruptura esplénica es similar a otras formas de lesión esplénica. Se prefiere el tratamiento no quirúrgico con cuidados intensivos y preservación esplénica, pero algunos requieren esplenectomía. A pesar de su potencial amenaza para la vida, la mortalidad por ruptura esplénica relacionada con mononucleosis infecciosa es rara. Los infartos del bazo también se han descrito como una rara complicación de esta infección.

Exantema

En ocasiones se observa una erupción generalizada maculopapular, urticariana o petequial, mientras que el eritema nodoso es raro. Ésta casi siempre ocurre después de la administración de ampicilina o amoxicilina, aunque también se ha descrito ocasionalmente con una variedad de otros antibióticos que incluyen azitromicina, levofloxacina, piperacilina tazobactam y cefalexina.

La incidencia de erupción cutánea asociada a betalactámicos inicialmente se informó que era del 70 a 90%, pero es probable que sea menor. El mecanismo responsable del exantema no está bien comprendido. El desarrollo del exantema relacionado con el medicamento durante la mononucleosis infecciosa no parece presagiar una verdadera alergia al medicamento, ya que los pacientes posteriormente toleran la ampicilina sin reacción adversa.

Síndromes neurológicos

Los síndromes neurológicos incluyen el síndrome de Guillain-Barré, parálisis del facial y otros pares craneales, meningoencefalitis, meningitis aséptica, mielitis transversa, neuritis periférica, neuritis óptica y encefalomielitis. Estas manifestaciones tienden a ocurrir de dos a cuatro semanas o más después del inicio inicial de los síntomas. También puede haber asociación entre una presentación clínica de mononucleosis infecciosa y el posterior desarrollo de esclerosis múltiple.

El hallazgo de laboratorio más común asociado con la mononucleosis infecciosa es la linfocitosis, definida como un recuento absoluto > 4500/μL o, en el frotis periférico, un recuento diferencial> 50%. El frotis también puede identificar una linfocitosis atípica significativa, definida como más del 10% de los linfocitos totales. La mayoría de los linfocitos reactivos en pacientes con mononucleosis infecciosa son células T citotóxicas CD8+. En un estudio, la gravedad de la enfermedad se correlacionó con la magnitud de la linfocitosis CD8+ (así como con la carga viral de Epstein-Barr en sangre).

El hallazgo de laboratorio más común asociado con la mononucleosis infecciosa es la linfocitosis, definida como un recuento absoluto > 4500/μL o, en el frotis periférico, un recuento diferencial> 50%.Haz click para twittear

El recuento total de leucocitos en pacientes con mononucleosis infecciosa promedia entre 12,000 y 18,000 /μL, aunque puede ser mucho más alto. Algunos pacientes tienen una neutropenia y trombocitopenia relativas leves o absolutas. En general, estos son hallazgos benignos autolimitados. Las manifestaciones hematológicas inusuales incluyen anemia hemolítica, trombocitopenia, anemia aplásica, púrpura trombocitopénica trombótica y síndrome hemolítico-urémico, así como coagulación intravascular diseminada.

Algunas de estas últimas complicaciones son el resultado de la producción de anticuerpos inducidos por el virus de Epstein Barr dirigidos contra los eritrocitos, leucocitos y las plaquetas. La anemia hemolítica se asocia típicamente con una aglutinina anti-i fría. En las pruebas de función hepática se observan aminotransferasas elevadas en la gran mayoría de los pacientes, pero es autolimitado. Las pruebas de función hepática anormales en un paciente con faringitis sugieren fuertemente la posibilidad mononucleosis infecciosa.

Las pruebas de función hepática anormales en un paciente con faringitis sugieren fuertemente la posibilidad mononucleosis infecciosa.Haz click para twittear

Anticuerpos heterófilos

Los anticuerpos heterófilos reaccionan a antígenos de especies filogenéticamente no relacionadas. Por ejemplo, aglutinan eritrocitos de oveja (la clásica prueba de Paul-Bunnell), de caballo (utilizados en la prueba “Monospot”) y eritrocitos de buey y cabra. El Monospot es una prueba de aglutinación de látex que utiliza eritrocitos de caballo como sustrato. Otras pruebas de diagnóstico rápido utilizan técnicas ELISA. La sensibilidad y especificidad de los kits rápidos se acercan al 85 y 100%, respectivamente.

Los anticuerpos heterófilos reactivos en un paciente con un síndrome compatible son diagnósticos de la infección por virus de Epstein Barr y, por tanto, son la prueba de elección. No se justifica ninguna prueba adicional para anticuerpos específicos contra el VEB en pacientes con anticuerpos heterófilos reactivos. Aunque son altamente específicos en el entorno clínico apropiado, los anticuerpos heterófilos pueden ser poco sensibles.

Los anticuerpos heterófilos reactivos en un paciente con un síndrome compatible son diagnósticos de la infección por virus de Epstein Barr y, por tanto, son la prueba de elección.Haz click para twittear

La base del tratamiento para las personas con mononucleosis infecciosa son las medidas de soporte. El paracetamol o los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos se recomiendan para el tratamiento de la fiebre, el malestar de la garganta y el malestar general. La provisión de líquidos y nutrición adecuados también es importante. Es prudente descansar lo suficiente, aunque no es necesario el reposo absoluto en cama.

Restricción de la actividad deportiva

Dado que la mononucleosis infecciosa afecta principalmente a adolescentes y adultos jóvenes, muchos de los cuales participan en deportes competitivos y otras formas de ejercicio, una pregunta frecuente del paciente es cuándo reanudar las actividades deportivas. Más del 50% de los pacientes con mononucleosis infecciosa desarrollan esplenomegalia dentro de las primeras dos semanas del cuadro. Por tanto, el principal objetivo es evitar las actividades que pueden ocasionar una ruptura esplénica, mientras que la consideración secundaria se relaciona a la fatiga.

Todos los atletas deben abstenerse de realizar actividades deportivas durante las primeras etapas de la enfermedad. A medida que se produce la recuperación, los médicos deben tener en cuenta que la ruptura esplénica espontánea o traumática en el contexto de la mononucleosis infecciosa parece ser más probable dentro de los 2 a 21 días posteriores al inicio de los síntomas clínicos. Los reportes de ruptura esplénica después de la cuarta semana son raros.

Referencias Bibliográficas

Sprunt TP, Evans FA. Mononucleosis leukocytosis in reaction to acute infections (infectious mononucleosis). John Hopkins Hosp Bull 1920; 31:409.

Henle G, Henle W, Diehl V. Relation of Burkitt’s tumor-associated herpes-ytpe virus to infectious mononucleosis. Proc Natl Acad Sci U S A 1968; 59:94.

Evans A, Niederman J. Epstein-Barr virus. In: Viral Infections of Human Epidemiology and Control, Evans A (Ed), Plenum Publishing, New York 1989. p.265.

Heath CW Jr, Brodsky AL, Potolsky AI. Infectious mononucleosis in a general population. Am J Epidemiol 1972; 95:46.

Morris MC, Edmunds WJ. The changing epidemiology of infectious mononucleosis? J Infect 2002; 45:107.

Aronson MD, Komaroff AL, Pass TM, et al. Heterophil antibody in adults with sore throat: frequency and clinical presentation. Ann Intern Med 1982; 96:505.

Nye FJ. Social class and infectious mononucleosis. J Hyg (Lond) 1973; 71:145.

Paul JR, Bunnell WW. The presence of heterophile antibodies in infectious mononucleosis. Am J Med Sci 1932; 183.

Paul JR, Bunnell WW. Classics in infectious diseases. The presence of heterophile antibodies in infectious mononucleosis by John R. Paul and W. W. Bunnell. American Journal of the Medical Sciences, 1932. Rev Infect Dis 1982; 4:1062.

Corsi MM, Ruscica M, Passoni D, et al. High Th1-type cytokine serum levels in patients with infectious mononucleosis. Acta Virol 2004; 48:263.

Tomkinson BE, Wagner DK, Nelson DL, Sullivan JL. Activated lymphocytes during acute Epstein-Barr virus infection. J Immunol 1987; 139:3802.

Giuliano VJ, Jasin HE, Ziff M. The nature of the atypical lymphocyte in infectious mononucleosis. Clin Immunol Immunopathol 1974; 3:90.

Johnsen HE, Madsen M, Kristensen T, Kissmeyer-Nielsen F. Lymphocyte subpopulations in man. Expression of HLA-DR determinants on human T cells in infectious mononucleosis. Acta Pathol Microbiol Scand C 1978; 86C:307.

Niedobitek G, Herbst H, Young LS, et al. Patterns of Epstein-Barr virus infection in non-neoplastic lymphoid tissue. Blood 1992; 79:2520.

Gaines H, von Sydow M, Pehrson PO, Lundbegh P. Clinical picture of primary HIV infection presenting as a glandular-fever-like illness. BMJ 1988; 297:1363.

Horwitz CA, Henle W, Henle G, et al. Heterophil-negative infectious mononucleosis and mononucleosis-like illnesses. Laboratory confirmation of 43 cases. Am J Med 1977; 63:947.

Steeper TA, Horwitz CA, Ablashi DV, et al. The spectrum of clinical and laboratory findings resulting from human herpesvirus-6 (HHV-6) in patients with mononucleosis-like illnesses not resulting from Epstein-Barr virus or cytomegalovirus. Am J Clin Pathol 1990; 93:776.

Kawa-Ha K, Tanaka K, Inoue M, et al. Isolation of human herpesvirus 7 from a child with symptoms mimicking chronic Epstein-Barr virus infection. Br J Haematol 1993; 84:545.

Auwaerter PG. Infectious mononucleosis in middle age. JAMA 1999; 281:454.

Horwitz CA, Henle W, Henle G, et al. Infectious mononucleosis in patients aged 40 to 72 years: report of 27 cases, including 3 without heterophil-antibody responses. Medicine (Baltimore) 1983; 62:256.

Infectious Mononucleosis, Carter RL, Penman HG (Eds), Blackwell Scientific Publication, Oxford and Edinburgh 1969. p.47-62.

Aldrete JS. Spontaneous rupture of the spleen in patients with infectious mononucleosis. Mayo Clin Proc 1992; 67:910.

Bartlett A, Williams R, Hilton M. Splenic rupture in infectious mononucleosis: A systematic review of published case reports. Injury 2016; 47:531.

Gayer G, Zandman-Goddard G, Kosych E, Apter S. Spontaneous rupture of the spleen detected on CT as the initial manifestation of infectious mononucleosis. Emerg Radiol 2003; 10:51.

Asgari MM, Begos DG. Spontaneous splenic rupture in infectious mononucleosis: a review. Yale J Biol Med 1997; 70:175.

Naviglio S, Abate MV, Chinello M, Ventura A. Splenic Infarction in Acute Infectious Mononucleosis. J Emerg Med 2016; 50:e11.

Schissel DJ, Singer D, David-Bajar K. Azithromycin eruption in infectious mononucleosis: a proposed mechanism of interaction. Cutis 2000; 65:163.

Paily R. Quinolone drug rash in a patient with infectious mononucleosis. J Dermatol 2000; 27:405.

LeClaire AC, Martin CA, Hoven AD. Rash associated with piperacillin/tazobactam administration in infectious mononucleosis. Ann Pharmacother 2004; 38:996.

McCloskey GL, Massa MC. Cephalexin rash in infectious mononucleosis. Cutis 1997; 59:251.

Long CM, Kerschner JE. Parotid mass: Epstein-Barr virus and facial paralysis. Int J Pediatr Otorhinolaryngol 2001; 59:143.

Joki-Erkkilä VP, Hietaharju A, Numminen J, et al. Multiple cranial nerve palsies as a complication of infectious mononucleosis due to inflammatory lesion in jugular foramen. Ann Otol Rhinol Laryngol 2000; 109:340.

Johns MM, Hogikyan ND. Simultaneous vocal fold and tongue paresis secondary to Epstein-Barr virus infection. Arch Otolaryngol Head Neck Surg 2000; 126:1491.

Schellinger PD, Sommer C, Leithäuser F, et al. Epstein-Barr virus meningoencephalitis with a lymphoma-like response in an immunocompetent host. Ann Neurol 1999; 45:659.

Tselis A, Duman R, Storch GA, Lisak RP. Epstein-Barr virus encephalomyelitis diagnosed by polymerase chain reaction: detection of the genome in the CSF. Neurology 1997; 48:1351.

Marrie RA, Wolfson C, Sturkenboom MC, et al. Multiple sclerosis and antecedent infections: a case-control study. Neurology 2000; 54:2307.

Hernán MA, Zhang SM, Lipworth L, et al. Multiple sclerosis and age at infection with common viruses. Epidemiology 2001; 12:301.

Devereaux CE, Bemiller T, Brann O. Ascites and severe hepatitis complicating Epstein-Barr infection. Am J Gastroenterol 1999; 94:236.

Ghosh A, Ghoshal UC, Kochhar R, et al. Infectious mononucleosis hepatitis: report of two patients. Indian J Gastroenterol 1997; 16:113.

Chen J, Konstantinopoulos PA, Satyal S, et al. Just another simple case of infectious mononucleosis? Lancet 2003; 361:1182.

Kottanattu L, Lava SA, Helbling R, et al. Pancreatitis and cholecystitis in primary acute symptomatic Epstein-Barr virus infection – Systematic review of the literature. J Clin Virol 2016; 82:51.

Lei PS, Lowichik A, Allen W, Mauch TJ. Acute renal failure: unusual complication of Epstein-Barr virus-induced infectious mononucleosis. Clin Infect Dis 2000; 31:1519.

Kitayama Y, Honda S, Sugimura H. Epstein-Barr virus-related gastric pseudolymphoma in infectious mononucleosis. Gastrointest Endosc 2000; 52:290.

Hudson LB, Perlman SE. Necrotizing genital ulcerations in a premenarcheal female with mononucleosis. Obstet Gynecol 1998; 92:642.

Avgil M, Diav-Citrin O, Shechtman S, et al. Epstein-Barr virus infection in pregnancy–a prospective controlled study. Reprod Toxicol 2008; 25:468.

Avgil M, Ornoy A. Herpes simplex virus and Epstein-Barr virus infections in pregnancy: consequences of neonatal or intrauterine infection. Reprod Toxicol 2006; 21:436.

Horwitz CA, Moulds J, Henle W, et al. Cold agglutinins in infectious mononucleosis and heterophil-antibody-negative mononucleosis-like syndromes. Blood 1977; 50:195.

Maquiera E, Yañez S, Fernández L, et al. Mononucleosis-like illness as a manifestation of carbamazepine-induced anticonvulsant hypersensitivity syndrome. Allergol Immunopathol (Madr) 1996; 24:87.

Lupton JR, Figueroa P, Tamjidi P, et al. An infectious mononucleosis-like syndrome induced by minocycline: a third pattern of adverse drug reaction. Cutis 1999; 64:91.

Brown M, Schubert T. Phenytoin hypersensitivity hepatitis and mononucleosis syndrome. J Clin Gastroenterol 1986; 8:469.

Hurt C, Tammaro D. Diagnostic evaluation of mononucleosis-like illnesses. Am J Med 2007; 120:911.e1.

Ebell MH. Epstein-Barr virus infectious mononucleosis. Am Fam Physician 2004; 70:1279.

Ebell MH, Call M, Shinholser J, Gardner J. Does This Patient Have Infectious Mononucleosis?: The Rational Clinical Examination Systematic Review. JAMA 2016; 315:1502.

Brigden ML, Au S, Thompson S, et al. Infectious mononucleosis in an outpatient population: diagnostic utility of 2 automated hematology analyzers and the sensitivity and specificity of Hoagland’s criteria in heterophile-positive patients. Arch Pathol Lab Med 1999; 123:875.

Axelrod P, Finestone AJ. Infectious mononucleosis in older adults. Am Fam Physician 1990; 42:1599.

Seitanidis B. A comparison of the Monospot with the Paul-Bunnell test in infectious mononucleosis and other diseases. J Clin Pathol 1969; 22:321.

Wohl DL, Isaacson JE. Airway obstruction in children with infectious mononucleosis. Ear Nose Throat J 1995; 74:630.

Thompson SK, Doerr TD, Hengerer AS. Infectious mononucleosis and corticosteroids: management practices and outcomes. Arch Otolaryngol Head Neck Surg 2005; 131:900.

van der Horst C, Joncas J, Ahronheim G, et al. Lack of effect of peroral acyclovir for the treatment of acute infectious mononucleosis. J Infect Dis 1991; 164:788.

Torre D, Tambini R. Acyclovir for treatment of infectious mononucleosis: a meta-analysis. Scand J Infect Dis 1999; 31:543.

Kinderknecht JJ. Infectious mononucleosis and the spleen. Curr Sports Med Rep 2002; 1:116.

Johnson MA, Cooperberg PL, Boisvert J, et al. Spontaneous splenic rupture in infectious mononucleosis: sonographic diagnosis and follow-up. AJR Am J Roentgenol 1981; 136:111.

Maki DG, Reich RM. Infectious mononucleosis in the athlete. Diagnosis, complications, and management. Am J Sports Med 1982; 10:162.

Haines JD Jr. When to resume sports after infectious mononucleosis. How soon is safe? Postgrad Med 1987; 81:331.

Friman G, Wesslén L. Special feature for the Olympics: effects of exercise on the immune system: infections and exercise in high-performance athletes. Immunol Cell Biol 2000; 78:510.

Auwaerter PG. Infectious mononucleosis: return to play. Clin Sports Med 2004; 23:485.

Tamayo SG, Rickman LS, Mathews WC, et al. Examiner dependence on physical diagnostic tests for the detection of splenomegaly: a prospective study with multiple observers. J Gen Intern Med 1993; 8:69.

Ali J. Spontaneous rupture of the spleen in patients with infectious mononucleosis. Can J Surg 1993; 36:49.

Dommerby H, Stangerup SE, Stangerup M, Hancke S. Hepatosplenomegaly in infectious mononucleosis, assessed by ultrasonic scanning. J Laryngol Otol 1986; 100:573.

Burroughs KE. Athletes resuming activity after infectious mononucleosis. Arch Fam Med 2000; 9:1122.

McIntyre OR, Ebaugh FG Jr. Palpable spleens in college freshmen. Ann Intern Med 1967; 66:301.

Hosey RG, Mattacola CG, Kriss V, et al. Ultrasound assessment of spleen size in collegiate athletes. Br J Sports Med 2006; 40:251.