¿Por qué hay canciones que nos emocionan? ¿Por qué bostezamos cuando vemos a alguien más hacerlo? Todo esto reside en un tipo celular: las neuronas espejo. A continuación una revisión sobre este gran tema de la neurociencia.

Actualízate sobre este tema en 4 minutos.

Hasta hace 23 años se sabía muy poco sobre las bases neurológicas del comportamiento humano complejo; es decir, qué células o moléculas permiten la extensa gama de emociones y comportamientos que vivimos diariamente. Sin embargo, varias teorías insinuaban que la  plasticidad sináptica tenía que ver en este desarrollo cognitivo (p. ej., los postulados de Donald Hebb durante los años 50’s). Fue hasta 1993 que se describió un tipo celular que explicaría miles de enigmas neurológicos, psicológicos, psiquiátricos, e inclusive filosóficos.

Las neuronas espejo son neuronas motoras que hacen mucho más que liberar acetilcolina, pues tienen funciones sensoriomotoras asociativas complejas. En un principio se identificaron en los simios: dichas neuronas produjeron un estímulo idéntico cuando el animal aplastaba una bolsa de plástico, que cuando solo veía (o escuchaba) a otro hacerlo (como si estuviera viéndose en un espejo). Durante los años siguientes se descubrió que un gran número de especies poseen neuronas espejo en áreas estratégicas de la corteza cerebral (p. ej., el área de broca en los humanos). De hecho, un estudio demostró que, en los humanos, se activan exactamente los mismos impulsos neuronales cuando abrimos una lata de refresco, que cuando escuchamos el *hisssss* característico (aunque sea en un comercial).

¿Observar hace al maestro? Descubriendo a las neuronas espejo

El descubrimiento de las neuronas espejo rompió varios paradigmas de la neurociencia. Al ser neuronas motoras desafían el dogma tradicional de que son meramente eferentes (como aprendimos en la facultad); en su lugar, ellas cumplen funciones asociativas muy complejas. Además, la naturaleza de estas células desafía el concepto clásico de “la práctica hace al maestro” pues el simple hecho de observar al maestro puede llegar a ser igual de importante (o más).

Se ha descubierto que, por ejemplo, los niños en etapa lactante y preescolar son tremendamente imitativos de manera selectiva: un niño imitará a otros humanos siempre y cuando ellos alcancen un objetivo específico (no sólo en habilidades motoras, también en comportamientos complejos o reacciones emocionales). Esto explica por qué se logra una habilidad casi perfecta para la escritura fina o el dominio del idioma natal.

Si bien, estos estudios con infantes son altamente debatibles en la comunidad científica, nos demuestran que la imitación (observar el comportamiento de otros y repetirlo) es clave para el desarrollo de conductas complejas. Podríamos decir entonces, que las neuronas espejo le dan trabajo a miles de mimos, imitadores y actores a lo largo del planeta.

La casa de los espejos

Sin embargo, y a diferencia de las otras especies, se ha descrito que las neuronas espejo humanas tienen mucha más complejidad y sensibilidad. Por ejemplo, un simio no genera impulsos en sus neuronas espejo cuando alguien pretende exprimir un gran limón ácido en la lengua. Sin embargo, con el simple hecho de leer lo anterior, muy probablemente hayas empezado a salivar, demostrando la eficiencia de tus neuronas espejo y tus reflejos condicionados.

Se cree que las neuronas espejo humanas pueden responder a impulsos visuales, auditivos, somáticos, inclusive construcciones abstractas como el contenido de un libro (o un artículo #loquedebessaber). Ellas reciben información constantemente a través de nuestros sentidos, y la interpretan como vivencias propias. Con su ayuda podemos caminar, hablar, escribir, cantar, nadar, conducir, imaginar, abrazar, empatizar, crear… Forman una verdadera red invisible entre todos los seres humanos, en la cual transmitimos información inconscientemente para la preservación de nuestra especie.

Ahora a imaginar se ha dicho…

Imagina una casa de espejos, en la que un movimiento sencillo de tu brazo se puede observar en decenas de sitios simultáneamente; en la dinámica social, una reacción tuya es captada por millones de neuronas espejo de la gente a tu alrededor, inconscientemente. Bueno, dejando de lado la cuestión filosófica y volviendo a la ciencia, la mayoría de las funciones atribuidas a las neuronas espejo no se han podido comprobar al 100%. Básicamente porque éstas se van moldeando (por medio de la epigenética, es decir el ambiente) a lo largo de la vida.

Si dos neuronas están en el mismo sitio de la misma área de broca de dos personas distintas (inclusive gemelos), dichas neuronas espejo serán completamente distintas. Esto dificulta bastante el estudio de neuronas espejo en humanos (y otras especies), sobre todo desde el punto de vista molecular. Sin embargo, varias técnicas novedosas como la estimulación magnética transcraneal o la magnetoencefalografía han permitido conocer las regiones cerebrales humanas que poseen neuronas espejo, sin realizar intervenciones invasivas o complicarse demasiado la existencia.

Se rompió el espejo

Hasta ahora todo está muy filosófico, prometedor y bello. Pero, ¿qué pasa si fallan estas neuronas? Probablemente hayas conocido a alguien poco empático, falto de sentido común, que tiene problemas para entender el dolor ajeno. Es probable que este tipo de personalidades tengan un déficit leve en el desarrollo de su sistema neuronal espejo, aunque aún no se ha podido comprobar experimentalmente.

No obstante, en padecimientos psiquiátricos como el trastorno de espectro autista, la esquizofrenia o la psicosis, se han detectado variaciones anatómicas y/o funcionales del sistema neuronal espejo: mientras que en el trastorno autista existe una actividad disminuida de ellas; en la esquizofrenia y la psicosis se ha visto lo contrario (lo cual podría explicar la mayoría de los síntomas cognitivos de estas enfermedades, como el comportamiento compulsivo, la retracción social, las alucinaciones o los delirios). 

Nos encantaría seguir hablando de las neuronas espejo, su implicación esencial en el desarrollo de la humanidad como la conocemos y sus repercusiones socioculturales. Sin embargo, más que responder nuestras dudas sencillas del inicio, el entendimiento básico de las neuronas espejo nos plantea preguntas más complejas, pero al mismo tiempo fascinantes: ¿Estarán implicadas en el amor o el odio? ¿Su comportamiento se modificará por la actual masificación del internet? ¿Podremos en el futuro controlar su desarrollo durante cualquier etapa de la vida; para curar padecimientos psiquiátricos o dominar cualquier ciencia?

Referencias Bibliográficas

Cook R, et al, (2014) Mirror neurons: From origin to function. Behavioral And Brain Sciences, 37: 177–241. http://dx.doi.org/10.1017/S0140525X13000903.

Ferrari PF, Rizzolatti G. (2014) Mirror neuron research: the past and the future. Phil. Trans. R. Soc. B, 369: 20130169. http://dx.doi.org/10.1098/rstb.2013.0169

Keysers C, Gazzola V. (2014) Hebbian learning and predictive mirror neurons for actions, sensations and emotions. Phil. Trans. R. Soc. B, 369: 20130175. http://dx.doi.org/10.1098/rstb.2013.0175.

Marshall PJ, Meltzoff AN. (2014) Neural mirroring mechanisms and imitation in human infants. Phil. Trans. R. Soc. B 369: 20130620. http://dx.doi.org/10.1098/rstb.2013.0620

McCormicka L, et al. (2012) Mirror neuron function, psychosis, and empathy in schizophrenia Psychiatry Res., 201(3): 233–239. http://dx.doi.org/10.1016/j.pscychresns.2012.01.004.

Simpson EA, Murray L, Paukner A, Ferrari PF. (2014) The mirror neuron system as revealed through neonatal imitation: presence from birth, predictive power and evidence of plasticity. Phil. Trans. R. Soc. B, 369: 20130289. http://dx.doi.org/10.1098/rstb.2013.0289

Vivanti G, Rogers SJ. (2014) Autism and the mirror neuron system: insights from learning and teaching. Phil. Trans. R. Soc. B, 369: 20130184. http://dx.doi.org/10.1098/rstb.2013.0184.

Editor Sapiens Medicus 1º Generación. Médico por la Universidad de Guadalajara. Técnico en Citología e Histología. Consejero Consultivo A.U.S.J. Participante en el 8º Congreso Latinoamericano Contra la Epilepsia. Neuro-fan. Gamer de afición. Nerd de tiempo completo. Residente de Patología.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.