Los que nos dedicamos a la medicina, neurociencia o psicología hemos leído infinidad de estudios que hablan sobre la asociación de determinadas áreas de la corteza a ciertas funciones cerebrales. Ello con el apoyo indiscutible de la resonancia magnética funcional o fMRI. Sin embargo, estudios recientes sugieren que los resultados de este estudio pudieran ser únicamente bellos colores y no tener relación realmente con las funciones cerebrales.

Actualízate sobre este tema en 4 minutos.

Así funciona la resonancia magnética funcional

Esta tecnología fue desarrollada en los noventas. Genera imágenes basándose en los efectos diferenciales de un fuerte campo magnético sobre el tejido neuronal. El cerebro es escaneado a la velocidad de un escaneo por segundo, el software entonces divide cada uno en alrededor de 200 mil voxels (pixeles en forma de cubo). Cada voxel contiene la imagen de cerca de un millón de neuronas. Posteriormente, el código deduce actividad neuronal dentro de los voxels basándose en la detección del flujo sanguíneo. Si existe tal actividad en comparación con un área menos irrigada, la región se “ilumina”.

Un ejemplo de un estudio apoyado por resonancia magnética funcional es el recientemente publicado en la revista Science con el título “Mecanismos neuronales para el procesamiento del lenguaje en perros”. En él se asocia la corteza del hemisferio izquierdo canino al procesamiento de palabras; la región auditiva derecha a la distinción de palabras con determinada entonación; y un aumento de la actividad en regiones primarias de recompensa cuando tanto las palabras como la entonación iban dirigidas hacia el elogio. Puesto de otra manera, los perros aparentemente entienden parte de nuestro lenguaje.

Así como este estudio, existen miles más donde, p.e. se compara la actividad de diversas regiones de la corteza cerebral en sujetos religiosos y ateos. Este estudio afirma que la diferencia entre creer o no es independiente a los hechos. Sugiere incluso que los resultados obtenidos sientan las bases de la neuropsicología de la religión. Además, asevera que con ello se amplía el entendimiento de cómo el cerebro acepta afirmaciones de toda índole como ciertas.

El pequeño (gran) detalle de la resonancia magnética funcional

Sin embargo, un estudio dirigido por Anders Eklund, de la Universidad Linköping en Suecia y publicado recientemente en la revista PNAS, pone en duda este tipo de estudios. Afirma que los paquetes de software más comunes para el procesamiento y análisis de la información en la resonancia magnética funcional generan falsos positivos hasta en un 70% de los casos. Ello sugiere actividad neuronal donde realmente no existe.

Para apoyar la conclusión a la que llega Eklund, existe una publicación de Craig M. Bennett y su equipo en la UCF, donde se reporta actividad neuronal en un salmón muerto al mostrarle fotos de humanos socializando. Sí, quizá parezca exagerado. Sin embargo, realizaron este estudio para demostrar precisamente que los métodos de análisis requieren de corrección estadística.

El meollo del asunto

Todo esto no quiere decir que todo estudio realizado con el apoyo de la resonancia magnética funcional sea una falacia. Más bien orienta principalmente hacia dos problemas significativos. El primero es la falta de estándares para el análisis de datos obtenidos mediante fMRI. Precisamente los científicos muchas veces no se ven obligados a entregar los conjuntos de datos recolectados ni tampoco a realizar una corrección estadística de los resultados obtenidos.

Ya se empieza a trabajar en ello, p.e. Thomas E. Nichols et. al. publicaron una guía titulada “Estándares para el análisis de información y su compartición en neuroimagenología usando MRI”. Por otro lado, diversos institutos públicos y privados obligan ya a la divulgación de los conjuntos de datos por parte de los equipos científicos como requisito para publicar o recibir el fondeo.

Y por si fuera poco…

El segundo problema es la carencia de reproducibilidad. Requisito indispensable para hacer ciencia. Al menos así lo afirma un artículo de la revista Science. En el estudio se replicaron 100 experimentos de tres revistas de psicología usando diseños adecuados y materiales originales cuando fue posible. Mientras que el 97% de los estudios originales obtuvieron resultados estadísticamente significativos, tan solo un 36% de los casos generaron dicho resultado durante su réplica.

La publicación además afirma que la falta de reproducibilidad se debe en parte a que el incentivo para los científicos hoy en día es la innovación, dejando de lado la réplica de sus experimentos. Con tanta información generándose día a día “las ideas innovadoras se convierten en noticia vieja rápidamente”. Cosa que los editores de las revistas científicas toman como criterio para dar luz verde a la publicación.

No cabe duda que estos problemas son una realidad. Sin embargo, lejos de hacernos de la idea de que la fMRI no es otra cosa más que frenología de alta tecnología, debemos tomar los hechos para influir en la ciencia que hagamos a futuro. Debemos adoptar estándares para el análisis de la información y sobre todo que nuestra principal motivación siga siendo siempre la ciencia verdadera y no la fama.

Referencias Bibliográficas

Andics A, Gábor A, Gácsi M, Faragó T, Szabó D, Miklósi Á. Neural mechanisms for lexical processing in dogs. Science. 2016;

Thomas E. Nichols, Samir Das, Simon B. Eickhoff, Alan C. Evans, Tristan Glatard,Michael Hanke, Nikolaus Kriegeskorte, Michae P. Milham, Russell A. Poldrack, Jean-Baptiste Poline, Erika Proal, Bertrand Thirion, David C. Van Essen, Tonya White, B. T. Thomas Yeo: Best Practices in Data Analysis and Sharing in Neuroimaging using MRI.bioRxiv. 2016; 

Eklund A, Nichols TE, Knutsson H. Cluster failure: Why fMRI inferences for spatial extent have inflated false-positive rates. Proc Natl Acad Sci USA. 2016;

PSYCHOLOGY. Estimating the reproducibility of psychological science. Science. 2015;349(6251):aac4716.

Craig M. Bennett , Abigail A. Baird , Michael B. Miller, and George L. Wolford: Neural correlates of interspecies perspective taking in the post-mortem Atlantic Salmon: An argument for multiple comparisons correction. Neuroimage. 2009.

Harris S, Kaplan JT, Curiel A, Bookheimer SY, Iacoboni M, Cohen MS. The neural correlates of religious and nonreligious belief. PLoS ONE. 2009;4(10):e0007272.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.