El acné rosácea es un padecimiento crónico de la piel. Está caracterizado por una marcada afectación central de la cara, con eritema transitorio o persistente, pápulas inflamatorias o pústulas, telangiectasia e hiperplasia del tejido conectivo. Revisamos a continuación las claves diagnósticas y de tratamiento que debes saber para estar al día.

Actualízate sobre este tema en 6 minutos.

La prevalencia del acné rosácea oscila entre el 2-10% por ciento de la población en general, con una predisposición genética que se ve agravada por factores desencadenantes. Los pacientes con predisposición genética tienen un receptor que media la regulación neovascular. Cuando el paciente se expone a desencadenantes, se produce la liberación de neuropéptidos (enrojecimiento, edema), lo que resulta en el reclutamiento de células proinflamatorias en la piel.

La etiopatogenia de la rosácea es desconocida, pero es probablemente multifactorial. Los factores involucrados en la fisiopatología incluyen la presencia densa de glándulas sebáceas en la cara, la fisiología de la inervación del nervio y la composición vascular de la piel. Numerosos desencadenantes inician o agravan las manifestaciones clínicas de la rosácea, incluyendo luz ultravioleta, calor, alimentos picantes  y alcohol.

Se ha demostrado que los pacientes con rosácea presentan alteraciones del sistema inmune con concentraciones elevadas de catelicidina (CAMP), uno de los principales péptidos antimicrobianos. Además, existen alteraciones en la calicreína 5 (KLK5), la enzima serina proteasa que realiza el clivaje de la cAMP para producir la forma activa LL-37 y la cual ha demostrado tener un rol central en esta patología.

Se ha demostrado que la presencia de Demodex folliculorum y Staphylococcus epidermidis aumenta la producción de metaloproteasas, factor de necrosis tumoral e interleucina 8. La exposición a la radiación ultravioleta actúa como un factor desencadenante y agravante en el acné rosácea. Esta induce la activación de la respuesta inmune innata y la inflamación neurogénica de la piel. Aumenta además la producción de especies reactivas de oxígeno que activan la cascada inflamatoria LLK5/CAMP.

El National Rosacea Society Expert Committee  (NRSC), teniendo en cuenta las manifestaciones cutáneas, definió los criterios diagnósticos de la rosácea por la presencia de uno o más hallazgos primarios. Esto es,  eritema difuso persistente o transitorio de la cara, flushing, telangiectasias, pápulas y pústulas. Que además pueden estar asociados a uno o más hallazgos secundarios: ardor o prurito, placas, sequedad, edema, localización extra facial, cambios fimatosos, hipertróficos en la nariz y lesiones oculares.

Los pacientes pueden recibir un diagnóstico erróneo de las condiciones de la piel que comparten características similares. El acné rosácea suele diagnosticarse erróneamente como acné vulgar del adulto, fotodermatitis, dermatitis seborreica o dermatitis de contacto.

Acné Rosácea Eritematotelangiectásica

Es la forma más frecuente de presentación. La lesión característica es el eritema centrofacial difuso y persistente. Las telangiectasias son frecuentes en este subtipo, al igual que el daño actínico crónico. Se asocia a edema, prurito y ardor.

En el estudio histopatológico encontraremos aumento de los capilares y vénulas localizados en la dermis superior, telangiectasias e infiltrado linfohistiocitario perivascular y perifolicular edema en dermis y con frecuencia elastosis solar.

Acné Rosácea Papulopustular

Está es la segunda en frecuencia y se caracteriza por la presencia de pápulas y/o pústulas eritematosas, localizadas predominantemente en la región centrofacial. Se acompaña de eritema centrofacial en grado de intensidad variable, es crónico y se asocia en casos severos a edema duro de predominio centrofacial.

Los hallazgos histológicos son paraqueratosis, exocitosis acantosis y células inflamatorias epidémicas, con infiltrado inflamatorio perivascular y perifolicular que contienen linfocitos, plasmocitos y neutrófilos. El principal diferencial es el acné vulgaris, cabe mencionar que en rosácea nunca están presentes comedones.

 Acné Rosácea Phymatous

Es más frecuente en hombres. Se presenta como engrosamiento eritematoso y edematoso de la piel, progresando con proliferación de tejido fibroso y glándulas sebáceas, con tapones de sebo y queratina que drenan. En estadio avanzado se manifiesta como lesiones no inflamatorias con pápulas, nódulos, masas lobuladas  y fibrosis acentuada. Su localización habitual es en nariz (rinofima), mentón (gnatofima), la frente (metofima), oreja (ritofima) o los párpados (blefarotima).

Acné Rosácea Ocular

Se estima que este subtipo ocurre en el 50% por ciento de los pacientes con acné rosácea, La NRSEC considera rosácea ocular cuando se presenta apariencia de ojos llorosos, enrojecidos, sequedad picazón fotosensibilidad, visión borrosa telangiectasias en la conjuntiva y borde los párpados con eritema periocular y palpebral,

Se consideran signos específicos la inyección interpalpebral y las telangiectasias marginales. Siendo la blefaritis, la conjuntivitis y la irregularidad de los bordes de los párpados menos específicos. La chalazion y los orzuelos son también síntomas comunes de acné rosácea.

Dentro de las medidas generales, encontramos los productos de cuidado de la piel apropiadamente seleccionados. Éstos mejoran y mantienen la integridad de la barrera de permeabilidad del estrato córneo y reducen la sensibilidad de la piel. Los regímenes suaves de limpieza e hidratación mejoran la satisfacción del paciente. Los limpiadores deben ser libres de fragancia y abrasivos con un pH ligeramente ácido a neutro.

Los limpiadores cutáneos recomendados incluyen limpiadores sin lípidos y no alcalinos (p.e. cetafilo) y barras de detergentes sintéticos de piel sensible (p.e. barra para la piel sensible a la paloma). Los pacientes deben limpiar suavemente con los dedos, evitar el uso de materiales abrasivos y secar absorción de humectantes. Los hidratantes deben contener emolientes y oclusivos.

Aunque no se ha estudiado bien ningún producto de cuidado de la piel individualmente, algunos productos que mejoran la sequedad incluyen al polihidroxiácido (Neostrata), no lípidos (Cetaphil) y fórmulas a base de ceramida (Cerave). Los pacientes deben evitar astringentes, tonificantes, sensitivos estimulantes e ingredientes potencialmente irritantes.

El impacto de la radiación

La fotoprotección es recomendada ya que exacerba los síntomas del acné rosácea. Ello debido a que estimula la producción de péptido LL-37 y agota las reservas de antioxidantes de la piel, aumentando la producción de especies reactivas de oxígeno. Dentro de las medidas está el uso de sombreros de ala ancha y filtros solares de amplio espectro (factor de protección solar mínimo de 30). Productos a base de dimeticona y simeticona que contienen dióxido de titanio, mientras que el óxido de zinc puede ser mejor tolerado. Los cosméticos con tinte verde o amarillo aplicados al eritema facial central pueden ocultar enrojecimiento.

Terapia tópica

Los agentes tópicos son la terapia de primera línea en el tratamiento del acné rosácea de leve a moderado. La terapia de medicación se basa en la presencia o ausencia de eritema facial o inflamación persistente central (pápulas, pústulas, eritema lesional y perilesional ), la gravedad de los síntomas y la respuesta del paciente a intervenciones terapéuticas previas.

Cinco agentes tópicos están aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) para el tratamiento del acné rosácea: metronidazol 0.75% loción (Metrolotion), 0.75% de crema (Metrocream) y 1% de gel (Metrogel); gel de azelaico al 15% (Finacea); sulfacetamida 10% / azufre 5% crema, espuma, loción o suspensión; brimonidina 0,33% gel (Mirvaso); y más recientemente, crema tópica de ivermectina al 1% (Soolantra).

Terapias sistémicas

La tetraciclina y sus derivados se han utilizado históricamente para el tratamiento del acné rosácea papulopustular y ocular. Sin embargo, el único agente oral aprobado por la FDA es la cápsula de doxiciclina de liberación modificada, 40 mg (Oracea). La dosis subantimicrobiana de doxiciclina a 40 mg una vez al día o 20 mg dos veces al día se recomienda como terapia oral inicial.

El uso de dosis subantimicrobianas de doxiciclina evita el desarrollo de resistencia bacteriana, al tiempo que aumenta la seguridad y la tolerabilidad. Las reacciones adversas incluyen fotosensibilidad, vaginosis por candida, esofagitis por píldora, diarrea y pseudotumor cerebral.

La minociclina (Minocin) tiene datos limitados para apoyar su uso y complicaciones poco frecuentes pero graves. Ello incluye hepatitis autoinmune, hiperpigmentación cutánea, vértigo y eosinofilia inducida por fármacos con síntomas sistémicos. Los pacientes con síntomas que no responden a la terapia inicial pueden ser prescritos con dosis antimicrobianas de doxiciclina, tetraciclina, minociclina u otros antibióticos.

Otros tratamientos

El acné rosácea de Phymatous puede ser desfigurante y difícil de tratar. Los mejores resultados se logran cuando el tratamiento se instituye temprano. La isotretinoína oral puede ser eficaz para reducir el volumen nasal en la enfermedad temprana; sin embargo, la recurrencia es probable después de la interrupción y los cambios mucinosos y fibróticos no responden adecuadamente. Las técnicas quirúrgicas incluyendo láser o terapias basadas en luz (láser de colorante pulsado, luz pulsada intensa, láser de dióxido de carbono), electrocirugía, dermoabrasión, electroscalpel y cauterio de bucle que son eficaces para corregir o minimizar los cambios fimáticos.

Más del 50% de los pacientes con acné rosácea cutáneo tienen síntomas oculares e incluyen lagrimeo, sensación de cuerpo extraño, picazón, fotofobia y visión borrosa. La consulta oftalmológica se recomienda para evitar complicaciones (p.e. ulceraciones corneales, escleritis, epiescleritis, iritis, chalazión). La blefaritis, la chalazion y las telangiectasias pueden afectar el margen de la tapa. Los síntomas leves pueden ser manejados con lágrimas artificiales, compresas calientes y limpieza de las pestañas con champú para bebés.

El consumo prolongado de ácidos grasos omega-3 puede mejorar la disfunción de la glándula meibomiana. Las gotas tópicas de ciclosporina oftálmica (Restasis) disminuyen los signos y síntomas comunes en comparación con las lágrimas artificiales. El metronidazol tópico y la eritromicina pueden ser útiles para los síntomas del párpado. Los pacientes pueden ser tratados con terapia sistémica utilizando tetraciclinas o azitromicina.

Referencias Bibliográficas

Salzer S, Kresse S, Hirai Y, et al. Cathelicidin peptide LL-37 increases UVB-triggered inflammasome activation: possible implications for rosacea. J Dermatol Sci. 2014;76(3):173-9.

Chang YS, Huang YC. Role of Demodex mite infestation in rosacea: A systematic review and meta-analysis. J Am Acad Dermatol. 2017;77(3):441-447.e6.

Del rosso JQ, Webster GF, Rosen T, et al. Status Report from the Scientific Panel on Antibiotic Use in Dermatology of the American Acne and Rosacea Society: Part 1: Antibiotic Prescribing Patterns, Sources of Antibiotic Exposure, Antibiotic Consumption and Emergence of Antibiotic Resistance, Impact of Alterations in Antibiotic Prescribing, and Clinical Sequelae of Antibiotic Use. J Clin Aesthet Dermatol. 2016;9(4):18-24.

Schaller M, Schöfer H, Homey B, et al. State of the art: systemic rosacea management. J Dtsch Dermatol Ges. 2016;14 Suppl 6:29-37.