Chikungunya es un alfavirus transmitido por mosquitos que causa poliartralgia febril aguda y artritis. El nombre chikungunya se deriva de un idioma africano que significa “lo que se dobla hacia arriba” o “caminar encorvado” debido a la artralgia incapacitante causada por la enfermedad. A continuación una breve revisión de esta patología emergente en el continente americano.

Actualízate sobre este tema en 13 minutos.

El virus del Chikungunya es endémico en ciertas partes de África Occidental; las pruebas serológicas han identificado anticuerpos contra el virus del Chikungunya en un 35 a 50% de la población en algunas áreas. La mayoría de los brotes tropicales ocurren durante la temporada de lluvias y disminuyen durante la sequía. El Chikungunya puede causar grandes brotes con altas tasas de afectación, abarcando entre un tercio y tres cuartas partes de la población en áreas donde circula el virus.

El Chikungunya puede causar grandes brotes con altas tasas de afectación, abarcando entre un tercio y tres cuartas partes de la población en áreas donde circula el virus.Haz click para twittear

El chikungunya es transmitido por los mosquitos Aedes aegypti y Aedes albopictus. Los viajeros infectados pueden importar chikungunya a nuevas regiones; en áreas con Ae. aegypti y/o Ae. albopictus, se puede dar entonces la transmisión local. Esto se ha descrito en muchos países asiáticos y europeos, así como en las Américas y Australia. El chikungunya se consideró como una enfermedad tropical hasta que se produjo un brote en Italia en 2007. Los primeros casos de chikungunya localmente adquiridos en las Américas se informaron en 2013 en las islas del Caribe. Desde entonces, las infecciones por el virus chikungunya se han extendido ampliamente en el Caribe y las Américas.

Los primeros casos de transmisión local en los Estados Unidos continentales se informaron en Florida en julio del 2014; la transmisión local ha sido ampliamente reportada en Puerto Rico, donde las pruebas serológicas encontraron que casi el 25% de los donantes de sangre habían sido infectados. Los virus del dengue y del zika se transmiten por los mismos vectores que el chikungunya. Los virus pueden circular conjuntamente en una región geográfica y se han documentado coinfecciones.

Transmisión del virus

El virus del Chikungunya puede transmitirse a través de las siguientes maneras:

  • Picaduras de mosquitos.
  • A través de transmisión materno-fetal (raro).
  • A través de productos sanguíneos y trasplante de órganos (raro).

El virus del Chikungunya se transmite principalmente a través de la picadura de mosquitos. Estos vectores se infectan cuando se alimentan de una persona que ya está infectada con el virus. Los mosquitos infectados pueden entonces transmitir el virus a otras personas a través de la picadura, una vez que el virus llega a las glándulas salivales del mosquito.

Presentación Clínica

Después de un período de incubación de 3 a 7 días, las manifestaciones clínicas comienzan de manera súbita con fiebre y malestar general. La mayoría de las personas infectadas presentan síntomas; la seroconversión asintomática ocurre en menos del 15% de los pacientes. La fiebre puede ser elevada (> 39ºC); con duración habitual de 3 a 5 días. La poliartralgia comienza de dos a cinco días después del inicio de la fiebre y comúnmente involucra múltiples articulaciones (a menudo 10 o más grupos articulares). La artralgia suele ser bilateral y simétrica y afecta a las articulaciones distales más que a las proximales.

La infección aguda por chikungunya se presenta con fiebre elevada (>39ºC) y poliartralgia bilateral y simétrica en manos, muñecas y tobillos. Cursa además con exantema macular en 40 a 75% de los casos.Haz click para twittear

Las articulaciones afectadas incluyen manos (50 a 76%), muñecas (29 a 81%) y tobillos (41 a 68%). La afectación del esqueleto axial se observó en 34 a 52% de los casos. El dolor puede ser intenso e incapacitante, lo que lleva a la inmovilización. Se han reportado manifestaciones cutáneas en 40 a 75% de los pacientes. La manifestación más común en piel es el exantema macular o maculopapular (que generalmente aparece tres días o más tarde después del inicio de la enfermedad y dura de tres a siete días). El exantema a menudo comienza en las extremidades y el tronco, puede afectar la cara y ser irregular o difuso. Se ha informado de prurito en el 25 a 50% de los pacientes.

Exantema macular en un paciente con Chikungunya.
Exantema macular en un paciente con Chikungunya.

Otras manifestaciones pueden incluir cefalea, mialgias, edema facial y síntomas gastrointestinales. Las manifestaciones dermatológicas atípicas incluyen lesiones cutáneas bullosas (descritas con mayor frecuencia en niños) e hiperpigmentación. Enrojecimiento externo del oído puede reflejar condritis. Las manifestaciones hemorrágicas son poco comunes.

Exploración Física

A la exploración física, se observa edema periarticular en 32 a 95% de los casos. En una serie, se observaron grandes derrames articulares en el 15% de los casos. La linfadenopatía periférica (con mayor frecuencia cervical) puede estar presente en el 9 a 41% de los casos. Se puede observar conjuntivitis.

Hallazgos de Laboratorio

Las anormalidades de laboratorio más comunes son la linfopenia y la trombocitopenia. Las transaminasas hepáticas y la creatinina pueden estar elevadas. La alta carga viral durante la enfermedad aguda se asoció con un mal pronóstico en la fase subaguda en una gran serie en la India. La duración de la enfermedad aguda generalmente es de 7 a 10 días.

La duración de la enfermedad aguda en el Chikungunya generalmente es de 7 a 10 días.Haz click para twittear

Complicaciones

Se han reportado complicaciones graves y muerte durante los brotes de chikungunya. Se producen con mayor frecuencia en los pacientes mayores de 65 años y aquellos con enfermedades crónicas subyacentes (p.e. diabetes y enfermedad cardiovascular). Las complicaciones graves incluyen insuficiencia respiratoria, descompensación cardiovascular, miocarditis, hepatitis aguda, insuficiencia renal, hemorragia y afectación neurológica. La meningoencefalitis es la complicación neurológica más común; otras manifestaciones neurológicas incluyen parálisis flácida aguda, síndrome de Guillain-Barré, mielitis y parálisis de pares craneales.

También se han descrito manifestaciones oculares (iridociclitis, retinitis, epiescleritis, coroiditis macular, uveítis) y pérdida auditiva neurosensorial. Un informe describió una extensa necrosis cutánea de la nariz en tres adultos gravemente enfermos. En Reunión (Francia), la incidencia estimada de enfermedad grave (pacientes hospitalizados con complicaciones, como insuficiencia respiratoria, meningoencefalitis, hepatitis aguda o insuficiencia renal) fue de 17 por 100,000 habitantes.

Infección neonatal

Las manifestaciones clínicas en los recién nacidos en el brote de la Reunión se observaron entre tres y siete días después del parto e incluyeron fiebre, rechazo al alimento, exantema y edema periférico; el 89% tenía trombocitopenia. Algunos bebés desarrollaron enfermedad neurológica (meningoencefalitis, edema cerebral y hemorragia intracraneal) o del miocardio. El desarrollo neurocognitivo fue pobre en niños con transmisión perinatal de madres infectadas. Las anormalidades de laboratorio incluyeron pruebas de función hepática elevadas, trombocitopenia, linfopenia y aumento del tiempo de protrombina.

Enfermedad Persistente

Algunos pacientes desarrollan enfermedad persistente o recaída de signos y síntomas en los meses posteriores a la enfermedad aguda; las manifestaciones incluyen artritis,  artralgia, poliartritis edematosa de dedos de manos y pies, dolor y rigidez matinal y tenosinovitis grave (especialmente de muñecas, manos y tobillos). El síndrome del túnel del carpo puede ser resultado de una tenosinovitis hipertrófica. Además, los pacientes pueden referir dolor en las articulaciones o huesos en sitios de lesiones previas. Ocasionalmente, están involucradas las articulaciones esternoclavicular o temporomandibular.

Las manifestaciones de la enfermedad persistente del Chikungunya incluyen artritis, artralgia, poliartritis edematosa de dedos de manos y pies, dolor y rigidez matinal y tenosinovitis grave (especialmente de muñecas, manos y tobillos).Haz click para twittear

El fenómeno de Raynaud en el segundo o tercer mes después de la infección se ha descrito en hasta el 20% de los casos. La crioglobulinemia también se ha encontrado en pacientes con síntomas persistentes atribuidos a la infección por Chikungunya (> 90% en una serie). Las manifestaciones crónicas generalmente involucran articulaciones afectadas durante la enfermedad aguda y pueden ser recurrentes o incesantes e incapacitantes.

Los pacientes pueden desarrollar una nueva poliartritis inflamatoria crónica o presentar brotes de alteraciones articulares preexistentes (ya sean no inflamatorias, mecánicas o inflamatorias) durante y después de la infección. La duración de los síntomas es variable. Como ejemplo, entre 47 pacientes con fiebre aguda de chikungunya seguidos en Marsella, Francia, el 82% tenía síntomas articulares persistentes. A uno, tres y seis meses después de la enfermedad aguda, los síntomas persistieron en 88, 86 y 48% de los pacientes, respectivamente; a los 15 meses, el 4% permaneció sintomático.

Diagnóstico de Chikungunya

El diagnóstico de la infección por el virus Chikungunya debe sospecharse en pacientes con fiebre de inicio agudo y poliartralgia y con una exposición epidemiológica relevante (residencia o viaje a un área donde se ha informado la transmisión de la infección por el virus chikungunya). El diagnóstico de chikungunya se establece mediante la detección del ARN viral de chikungunya mediante la reacción en cadena de polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR) o serología del virus del chikungunya.

Para pacientes que se presentan de 1 a 7 días después del inicio de los síntomas, se debe realizar una RT-PCR para detectar el ARN del virus Chikungunya; un resultado positivo establece un diagnóstico de infección por el virus Chikungunya. Un resultado negativo es indicativo de una prueba serológica del virus chikungunya a través de un ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA) o inmunofluorescencia indirecta (IFA). Para los pacientes que se presentan ≥8 días después del inicio de los síntomas, se deben realizar pruebas serológicas del virus chikungunya mediante ELISA o IFA. Un resultado positivo establece el diagnóstico de infección por el virus chikungunya.

Si tu paciente se presenta dentro de los primeros 7 días del inicio de los síntomas, solicita RT-PCR; si se presenta a partir del 8 día ELISA. La PCR de preferencia con detección conjunta de zika y dengue.Haz click para twittear

Las pruebas de detección para el virus del Dengue y Zika también deben realizarse. Existe una prueba de PCR capaz de evaluar la presencia de las tres infecciones. El ARN del virus Chikungunya puede detectarse mediante RT-PCR durante los primeros cinco días posteriores al inicio de los síntomas con una sensibilidad y especificidad elevadas. Los anticuerpos IgM anti-chikungunya (detectados mediante ELISA directo) están presentes aproximadamente a los 5 días (rango de 1 a 12 días) tras el inicio de los síntomas y persisten durante varias semanas a tres meses. Los anticuerpos IgG comienzan a aparecer aproximadamente dos semanas después del inicio de los síntomas y persisten durante años.

Tratamiento de la fiebre de Chikungunya

No existe un tratamiento antiviral específico para la infección aguda por el virus Chikungunya. El tratamiento durante la fase aguda de la enfermedad consiste en medidas de soporte y puede incluir reposo, líquidos y uso de paracetamol o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para aliviar el dolor agudo y la fiebre. En general, se deben evitar los glucocorticoides sistémicos y otros medicamentos inmunosupresores en pacientes durante la infección aguda.

El tratamiento durante la fase aguda del chikungunya consiste en medidas de soporte y puede incluir reposo, líquidos y uso de paracetamol o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para aliviar el dolor agudo y la fiebre.Haz click para twittear

Recuerda que en el paciente con probable dengue, la aspirina y otros AINEs no deben utilizarse hasta que el paciente esté afebril ≥ 48 horas y no haya signos sugerentes de dengue grave (dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, hemorragia de la mucosa, derrame pleural o ascitis, letargo, hepatomegalia y aumento del hematocrito con disminución del recuento de plaquetas); esto es importante dado el riesgo de complicaciones hemorrágicas asociadas con la infección por dengue y debido al riesgo potencial del síndrome de Reye en niños.

En el paciente con probable dengue, la aspirina y otros AINEs no deben utilizarse hasta que el paciente esté afebril ≥ 48 horas y no haya signos sugerentes de dengue grave. Haz click para twittear

Enfermedad Persistente

El manejo de las manifestaciones persistentes o recurrentes, especialmente las articulares, depende de la duración de los síntomas y los hallazgos. El control sintomático con medicamentos antiinflamatorios y analgésicos es apropiado en los meses inmediatamente posteriores a la fase aguda de la enfermedad; la enfermedad más allá de tres meses después del inicio de la infección, puede requerir el uso de un medicamento antirreumático modificador de la enfermedad (FAME), como el metotrexato (MTX).

Enfermedad subaguda

En pacientes con síntomas articulares que persisten en la fase subaguda (entre un mes y hasta el final del tercer mes después del inicio de la infección) el tratamiento incluye analgesia continua (por ejemplo, acetaminofeno) y AINEs. Se puede proporcionar analgesia adicional mediante el uso de medicamentos para el dolor neuropático (p.e. pregabalina o gabapentina). La fisioterapia también puede ser beneficiosa.

En pacientes resistentes al tratamiento con AINEs que presentan artritis inflamatoria, tendinitis o bursitis, se puede utilizar un ciclo corto de glucocorticoides sistémicos (10 mg. de prednisona por día durante cinco días, reducidos gradualmente durante los próximos 10 días); los pacientes más gravemente afectados pueden requerir dosis más altas (0,5 mg/kg al día). Algunos pacientes requieren hasta uno o dos meses de tratamiento con glucocorticoides.

Enfermedad crónica

Los pacientes con manifestaciones clínicas (en particular, artritis inflamatoria) que persisten con síntomas tres meses después del inicio de la infección deben ser referidos a un reumatólogo para recibir evaluación y manejo adicional y determinar si el tratamiento con FAME es apropiado. El metotrexato ha sido el FAME más comúnmente utilizado, generalmente utilizando el mismo enfoque que en la artritis reumatoide (AR).

Los pacientes con artritis inflamatoria que persisten con síntomas 3 meses después del inicio del chikungunya deben ser referidos a un reumatólogo p. evaluación y manejo adicional y determinar si el Tx. con FAME es apropiado. Haz click para twittear

La sulfasalazina también se ha utilizado de manera análoga a pacientes con espondiloartritis periférica (SpA). Por último, las combinaciones de FAME se han usado en algunos pacientes, y los inhibidores del factor de necrosis tumoral (TNF) han sido efectivos en pacientes con resistencia al tratamiento o contraindicación al MTX.

Referencias Bibliográficas

 

Weaver SC, Lecuit M. Chikungunya virus and the global spread of a mosquito-borne disease. N Engl J Med 2015; 372:1231.

Staples JE, Breiman RF, Powers AM. Chikungunya fever: an epidemiological review of a re-emerging infectious disease. Clin Infect Dis 2009; 49:942.

Renault P, Solet JL, Sissoko D, et al. A major epidemic of chikungunya virus infection on Reunion Island, France, 2005-2006. Am J Trop Med Hyg 2007; 77:727.

Charrel RN, de Lamballerie X, Raoult D. Chikungunya outbreaks: the globalization of vectorborne diseases. N Engl J Med 2007; 356:769.

Morens DM, Fauci AS. Chikungunya at the door: déjà vu all over again? N Engl J Med 2014; 371:885.

Parola P, de Lamballerie X, Jourdan J, et al. Novel chikungunya virus variant in travelers returning from Indian Ocean islands. Emerg Infect Dis 2006; 12:1493.

Hochedez P, Jaureguiberry S, Debruyne M, et al. Chikungunya infection in travelers. Emerg Infect Dis 2006; 12:1565.

Nicoletti L, Ciccozzi M, Marchi A, et al. Chikungunya and dengue viruses in travelers. Emerg Infect Dis 2008; 14:177.

Rezza G, Nicoletti L, Angelini R, et al. Infection with chikungunya virus in Italy: an outbreak in a temperate region. Lancet 2007; 370:1840.

Fischer M, Staples JE, Arboviral Diseases Branch, National Center for Emerging and Zoonotic Infectious Diseases, CDC. Notes from the field: chikungunya virus spreads in the Americas – Caribbean and South America, 2013-2014. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2014; 63:500.

Rosenberg R, Lindsey NP, Fischer M, et al. Vital Signs: Trends in Reported Vectorborne Disease Cases – United States and Territories, 2004-2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2018; 67:496.

Kendrick K, Stanek D, Blackmore C, Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Notes from the field: Transmission of chikungunya virus in the continental United States–Florida, 2014. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2014; 63:1137.

Sharp TM, Roth NM, Torres J, et al. Chikungunya cases identified through passive surveillance and household investigations: Puerto Rico, May 5-August 12, 2014. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2014; 63:1121.

Simmons G, Brès V, Lu K, et al. High Incidence of Chikungunya Virus and Frequency of Viremic Blood Donations during Epidemic, Puerto Rico, USA, 2014. Emerg Infect Dis 2016; 22:1221.

Furuya-Kanamori L, Liang S, Milinovich G, et al. Co-distribution and co-infection of chikungunya and dengue viruses. BMC Infect Dis 2016; 16:84.

Waggoner JJ, Gresh L, Vargas MJ, et al. Viremia and Clinical Presentation in Nicaraguan Patients Infected With Zika Virus, Chikungunya Virus, and Dengue Virus. Clin Infect Dis 2016; 63:1584.

Caron M, Paupy C, Grard G, et al. Recent introduction and rapid dissemination of Chikungunya virus and Dengue virus serotype 2 associated with human and mosquito coinfections in Gabon, central Africa. Clin Infect Dis 2012; 55:e45.

Reiter P, Fontenille D, Paupy C. Aedes albopictus as an epidemic vector of chikungunya virus: another emerging problem? Lancet Infect Dis 2006; 6:463.

Charrel RN, de Lamballerie X, Raoult D. Seasonality of mosquitoes and chikungunya in Italy. Lancet Infect Dis 2008; 8:5.

Tsetsarkin KA, Vanlandingham DL, McGee CE, Higgs S. A single mutation in chikungunya virus affects vector specificity and epidemic potential. PLoS Pathog 2007; 3:e201.

Schuffenecker I, Iteman I, Michault A, et al. Genome microevolution of chikungunya viruses causing the Indian Ocean outbreak. PLoS Med 2006; 3:e263.

Bordi L, Carletti F, Castilletti C, et al. Presence of the A226V mutation in autochthonous and imported Italian chikungunya virus strains. Clin Infect Dis 2008; 47:428.

Brouard C, Bernillon P, Quatresous I, et al. Estimated risk of Chikungunya viremic blood donation during an epidemic on Reunion Island in the Indian Ocean, 2005 to 2007. Transfusion 2008; 48:1333.

Couderc T, Gangneux N, Chrétien F, et al. Chikungunya virus infection of corneal grafts. J Infect Dis 2012; 206:851.

Gérardin P, Barau G, Michault A, et al. Multidisciplinary prospective study of mother-to-child chikungunya virus infections on the island of La Réunion. PLoS Med 2008; 5:e60.

Lenglet Y, Barau G, Robillard PY, et al. Chikungunya infection in pregnancy: Evidence for intrauterine infection in pregnant women and vertical transmission in the parturient. Survey of the Reunion Island outbreak. J Gynecol Obstet Biol Reprod (Paris) 2006; 35:578.

Burt FJ, Rolph MS, Rulli NE, et al. Chikungunya: a re-emerging virus. Lancet 2012; 379:662.

Lakshmi V, Neeraja M, Subbalaxmi MV, et al. Clinical features and molecular diagnosis of Chikungunya fever from South India. Clin Infect Dis 2008; 46:1436.

Simon F, Parola P, Grandadam M, et al. Chikungunya infection: an emerging rheumatism among travelers returned from Indian Ocean islands. Report of 47 cases. Medicine (Baltimore) 2007; 86:123.

Taubitz W, Cramer JP, Kapaun A, et al. Chikungunya fever in travelers: clinical presentation and course. Clin Infect Dis 2007; 45:e1.

Rajapakse S, Rodrigo C, Rajapakse A. Atypical manifestations of chikungunya infection. Trans R Soc Trop Med Hyg 2010; 104:89.

Javelle E, Tiong TH, Leparc-Goffart I, et al. Inflammation of the external ear in acute chikungunya infection: Experience from the outbreak in Johor Bahru, Malaysia, 2008. J Clin Virol 2014; 59:270.

Borgherini G, Poubeau P, Staikowsky F, et al. Outbreak of chikungunya on Reunion Island: early clinical and laboratory features in 157 adult patients. Clin Infect Dis 2007; 44:1401.

Mahendradas P, Ranganna SK, Shetty R, et al. Ocular manifestations associated with chikungunya. Ophthalmology 2008; 115:287.

Jain J, Nayak K, Tanwar N, et al. Clinical, Serological, and Virological Analysis of 572 Chikungunya Patients From 2010 to 2013 in India. Clin Infect Dis 2017; 65:133.

Rollé A, Schepers K, Cassadou S, et al. Severe Sepsis and Septic Shock Associated with Chikungunya Virus Infection, Guadeloupe, 2014. Emerg Infect Dis 2016; 22:891.

Centers for Disease Control and Prevention. Chikungunya virus: Clinical Evaluation & Disease.

Robin S, Ramful D, Le Seach’ F, et al. Neurologic manifestations of pediatric chikungunya infection. J Child Neurol 2008; 23:1028.

Singh SS, Manimunda SP, Sugunan AP, et al. Four cases of acute flaccid paralysis associated with chikungunya virus infection. Epidemiol Infect 2008; 136:1277.

Wielanek AC, Monredon JD, Amrani ME, et al. Guillain-Barré syndrome complicating a Chikungunya virus infection. Neurology 2007; 69:2105.

Gérardin P, Couderc T, Bintner M, et al. Chikungunya virus-associated encephalitis: A cohort study on La Réunion Island, 2005-2009. Neurology 2016; 86:94.

Chanana B, Azad RV, Nair S. Bilateral macular choroiditis following Chikungunya virus infection. Eye (Lond) 2007; 21:1020.

Bhavana K, Tyagi I, Kapila RK. Chikungunya virus induced sudden sensorineural hearing loss. Int J Pediatr Otorhinolaryngol 2008; 72:257.

Torres JR, Córdova LG, Saravia V, et al. Nasal Skin Necrosis: An Unexpected New Finding in Severe Chikungunya Fever. Clin Infect Dis 2016; 62:78.

Paquet C, Quatresous I, Solet JL, et al. Chikungunya outbreak in Reunion: epidemiology and surveillance, 2005 to early January 2006. Euro Surveill 2006; 11:E060202.3.

Economopoulou A, Dominguez M, Helynck B, et al. Atypical Chikungunya virus infections: clinical manifestations, mortality and risk factors for severe disease during the 2005-2006 outbreak on Réunion. Epidemiol Infect 2009; 137:534.

Beesoon S, Funkhouser E, Kotea N, et al. Chikungunya fever, Mauritius, 2006. Emerg Infect Dis 2008; 14:337.

Josseran L, Paquet C, Zehgnoun A, et al. Chikungunya disease outbreak, Reunion Island. Emerg Infect Dis 2006; 12:1994.

Mavalankar D, Shastri P, Bandyopadhyay T, et al. Increased mortality rate associated with chikungunya epidemic, Ahmedabad, India. Emerg Infect Dis 2008; 14:412.

Parola P, Simon F, Oliver M. Tenosynovitis and vascular disorders associated with Chikungunya virus-related rheumatism. Clin Infect Dis 2007; 45:801.

Centers for Disease Control and Prevention. Health Information for International Travel 2018: The Yellow Book.

Oliver M, Grandadam M, Marimoutou C, et al. Persisting mixed cryoglobulinemia in Chikungunya infection. PLoS Negl Trop Dis 2009; 3:e374.

Schilte C, Staikowsky F, Couderc T, et al. Chikungunya virus-associated long-term arthralgia: a 36-month prospective longitudinal study. PLoS Negl Trop Dis 2013; 7:e2137.

Blettery M, Brunier L, Polomat K, et al. Brief Report: Management of Chronic Post-Chikungunya Rheumatic Disease: The Martinican Experience. Arthritis Rheumatol 2016; 68:2817.

Rodríguez-Morales AJ, Cardona-Ospina JA, Fernanda Urbano-Garzón S, Sebastian Hurtado-Zapata J. Prevalence of Post-Chikungunya Infection Chronic Inflammatory Arthritis: A Systematic Review and Meta-Analysis. Arthritis Care Res (Hoboken) 2016; 68:1849.

Brighton SW, Prozesky OW, de la Harpe AL. Chikungunya virus infection. A retrospective study of 107 cases. S Afr Med J 1983; 63:313.

Gérardin P, Sampériz S, Ramful D, et al. Neurocognitive outcome of children exposed to perinatal mother-to-child Chikungunya virus infection: the CHIMERE cohort study on Reunion Island. PLoS Negl Trop Dis 2014; 8:e2996.

Centers for Disease Control and Prevention. Is it Chikungunya or Dengue?

Centers for Disease Control and Prevention. New CDC Laboratory Test for Zika Virus Authorized for Emergency Use by FDA.

Simon F, Savini H, Parola P. Chikungunya: a paradigm of emergence and globalization of vector-borne diseases. Med Clin North Am 2008; 92:1323.

Gould LH, Osman MS, Farnon EC, et al. An outbreak of yellow fever with concurrent chikungunya virus transmission in South Kordofan, Sudan, 2005. Trans R Soc Trop Med Hyg 2008; 102:1247.

Roth A, Mercier A, Lepers C, et al. Concurrent outbreaks of dengue, chikungunya and Zika virus infections – an unprecedented epidemic wave of mosquito-borne viruses in the Pacific 2012-2014. Euro Surveill 2014; 19.

Ratsitorahina M, Harisoa J, Ratovonjato J, et al. Outbreak of dengue and Chikungunya fevers, Toamasina, Madagascar, 2006. Emerg Infect Dis 2008; 14:1135.

Nayar SK, Noridah O, Paranthaman V, et al. Co-infection of dengue virus and chikungunya virus in two patients with acute febrile illness. Med J Malaysia 2007; 62:335.

Ezzedine K, Cazanave C, Pistone T, et al. Dual infection by chikungunya virus and other imported infectious agent in a traveller returning from India. Travel Med Infect Dis 2008; 6:152.

Miner JJ, Aw Yeang HX, Fox JM, et al. Chikungunya viral arthritis in the United States: a mimic of seronegative rheumatoid arthritis. Arthritis Rheumatol 2015; 67:1214.

Javelle E, Ribera A, Degasne I, et al. Specific management of post-chikungunya rheumatic disorders: a retrospective study of 159 cases in Reunion Island from 2006-2012. PLoS Negl Trop Dis 2015; 9:e0003603.

Simon F, Javelle E, Cabie A, et al. French guidelines for the management of chikungunya (acute and persistent presentations). November 2014. Med Mal Infect 2015; 45:243.

Arroyo-Ávila M, Vilá LM. Rheumatic Manifestations in Patients with Chikungunya Infection. P R Health Sci J 2015; 34:71.

Bouquillard E, Combe B. A report of 21 cases of rheumatoid arthritis following Chikungunya fever. A mean follow-up of two years. Joint Bone Spine 2009; 76:654.

Ganu MA, Ganu AS. Post-chikungunya chronic arthritis: our experience with DMARDs over two year follow up. J Assoc Physicians India 2011; 59:83.