Los métodos anticonceptivos proporcionan control sobre el momento del embarazo y la prevención de embarazos no deseados. Al seleccionar un método anticonceptivo, se deben analizar factores como su eficacia, disponibilidad, la prevención de infecciones de transmisión sexual, los efectos secundarios, la comodidad y los beneficios no anticonceptivos.

Actualízate sobre este tema en 3 minutos.

La consejería anticonceptiva brinda educación, disipa información errónea, facilita la selección de un método anticonceptivo que será eficaz para la paciente y alienta su participación en las decisiones de atención médica y sus objetivos de vida.

Eficacia de los Métodos Anticonceptivos

La eficacia anticonceptiva se expresa como efectividad tanto teórica (uso ideal) como real (uso común). La primera se refiere a la tasa de embarazo entre quienes usan el método correctamente en cada ocasión (es decir, la efectividad inherente que se demuestra en un ensayo clínico cuidadosamente monitoreado). La efectividad real es usualmente menor debido a un uso inconsistente o incorrecto. La efectividad real también se ve influida por la frecuencia de las relaciones sexuales, la edad y la regularidad de los ciclos menstruales.

Por lo que el embarazo es menos probable en las mujeres mayores, quienes tienen relaciones sexuales poco frecuentes y/o ciclos menstruales irregulares. Los motivos del fracaso aparente de otros métodos anticonceptivos, cuando son utilizados por el paciente típico, incluyen el cumplimiento inconsistente de los requisitos del método, el uso incorrecto, las deficiencias en el uso, la interrupción del método, así como el fracaso del método en sí.

Las categorías mencionadas a continuación son más útiles clínicamente para informar a los pacientes sobre la efectividad de los métodos anticonceptivos que el Índice Pearl. Éste último se define como el número de embarazos no planeados por cada 100 mujeres por año. Se debe alentar a las pacientes a seleccionar una de las opciones anticonceptivas más efectivas. En la práctica, los métodos anticonceptivos se pueden dividir en tres niveles según su eficacia teórica y real.

Los métodos anticonceptivos más efectivos

La anticoncepción reversible de acción prolongada (anticoncepción intrauterina e implantes anticonceptivos), así como la esterilización se asocian a las tasas de embarazo más bajas, independientemente de la población estudiada, ya que su efectividad está influenciada mínimamente por las acciones o la adherencia de la paciente.

Los altamente efectivos

Los anticonceptivos inyectables tienen la mayor efectividad en este nivel. Los anticonceptivos orales, el parche transdérmico y el anillo vaginal también se asocian a una tasa de embarazo muy baja si se usan de manera consistente y correcta, pero las tasas de embarazo reales son sustancialmente más altas debido a un uso incoherente o incorrecto.

Moderadamente a poco efectivos

Otros métodos anticonceptivos, incluidos los diafragmas, los capuchones cervicales, las esponjas, los condones masculinos y femeninos, los espermicidas, la abstinencia y la interrupción del coito, se asocian con tasas reales de embarazos que son mucho más altas. Las tasas generales de embarazo asociadas con estos métodos varían considerablemente entre los estudios.

Métodos Anticonceptivos Comparados

Descarga (PDF, 80KB)

Referencias Bibliográficas

Trussel J. Choosing a contraceptive: efficacy, safety, and personal consideration.. In: Contraceptive Technology, 19, Hatcher RA, Trussell J, Nelson AL, Cates W, Stewart FH, Kowal D (Eds), Ardent Media, Inc., New York 2007. p.19.

Bahamondes L, Brache V, Meirik O, et al. A 3-year multicentre randomized controlled trial of etonogestrel- and levonorgestrel-releasing contraceptive implants, with non-randomized matched copper-intrauterine device controls. Hum Reprod 2015; 30:2527.

American College of Obstetricians and Gynecologists. ACOG Practice Bulletin No. 121: Long-acting reversible contraception: Implants and intrauterine devices. Obstet Gynecol 2011; 118:184.

Reeves MF, Zhao Q, Secura GM, Peipert JF. Risk of unintended pregnancy based on intended compared to actual contraceptive use. Am J Obstet Gynecol 2016; 215:71.e1.

Hubacher D, Spector H, Monteith C, et al. Long-acting reversible contraceptive acceptability and unintended pregnancy among women presenting for short-acting methods: a randomized patient preference trial. Am J Obstet Gynecol 2017; 216:101.

Curtis KM, Tepper NK, Jatlaoui TC, et al. U.S. Medical Eligibility Criteria for Contraceptive Use, 2016. MMWR Recomm Rep 2016; 65:1.

Diedrich JT, Klein DA, Peipert JF. Long-acting reversible contraception in adolescents: a systematic review and meta-analysis. Am J Obstet Gynecol 2017; 216:364.e1.

Wu JP, Moniz MH, Ursu AN. Long-acting Reversible Contraception-Highly Efficacious, Safe, and Underutilized. JAMA 2018; 320:397.

Winner B, Peipert JF, Zhao Q, et al. Effectiveness of long-acting reversible contraception. N Engl J Med 2012; 366:1998.

McNicholas CP, Klugman JB, Zhao Q, Peipert JF. Condom use and incident sexually transmitted infection after initiation of long-acting reversible contraception. Am J Obstet Gynecol 2017; 217:672.e1.

Morrison CS, Chen PL, Kwok C, et al. Hormonal contraception and the risk of HIV acquisition: an individual participant data meta-analysis. PLoS Med 2015; 12:e1001778.

Blish CA, Baeten JM. Hormonal contraception and HIV-1 transmission. Am J Reprod Immunol 2011; 65:302.

World Health Organization. Medical Eligibility Criteria for Contraceptive Use, 5th Edition, World Health Organization, 2015.

Patel A, Schwarz EB, Society of Family Planning. Cancer and contraception. Release date May 2012. SFP Guideline #20121. Contraception 2012; 86:191.