Nuestro primer objetivo cuando recetamos es no dañar, y en segundo término tratar sus padecimientos y mejorar su salud. Te decimos en esta ocasión las siete interacciones farmacológicas más peligrosas que debes tener presente para no mandar a tus pacientes a urgencias (o a su funeral).

Actualízate sobre este tema en 2 minutos.

Es vital para la práctica clínica conocer el mecanismo mediante el cual interactúan determinados fármacos entre sí. Esto repercute en la evolución y los métodos para contrarrestar dicha interacción. Lee cuidadosamente y toma nota para que no prescribas ninguna de éstas. ¡Que comience el conteo!

1. IECAS + Suplementos de K+

Combinarlos hace que el potasio se acumule, dando manifestaciones clínicas mortales de hiperkalemia, cardiotoxicidad y cambios significativos en el ECG: ondas T picudas, bloqueo cardíaco, arritmias ventriculares y finalmente paro cardiorespiratorio. Por si fuera poco, se presentan efectos neuromusculares que se agravan con cuadriplejia flácida o inclusive parálisis de la musculatura respiratoria.

2. Digoxina + Amiodarona

Cuando ambos se unen el efecto de la digoxina se alarga. Ello provoca arritmias refractarias atriales o supraventriculares, lo que resulta en fibrilación auricular. Aunque esta por si misma no es mortal, si no se detecta puede llevar a un tromboembolismo, fibrilación ventricular o de plano a un paro cardiorrespiratorio.

3. Digoxina + Verapamil

Todo paciente que consume ambos medicamentos (sea cual sea su enfermedad) tiene mucho más riesgo de presentar bradicardia, bloqueo aurículo-ventricular o depresión miocárdica. ¿Nada bonito, verdad?

4. Alcohol + Benzodiacepinas

Esta combinación puede ser potencialmente letal. El peligro radica en que ambos son depresores del SNC, potenciando la sedación. Esta interacción mortal se presenta primero con mareos, confusión, amnesia, aumento de la irritabilidad y agresividad; posteriormente llega a pérdida del conocimiento, coma o fallecimiento.

5. Alcohol + Opioides

Es frecuente indicar un tratamiento a base de analgésicos opiáceos (morfina y sus amigos) para controlar dolor por traumas fuertes,  con un alivio indudable del mismo. El problema viene cuando se combina con alcohol, pues se producen efectos sedantes exagerados y aumenta el riesgo de depresión respiratoria por sobredosis. Así que, cuando tu paciente salga de fiesta, adviértele que en esta ocasión será conductor designado.

6. Warfarina + Ácido Acetilsalicílico

Esta combinación aumenta SIGNIFICATIVAMENTE el riesgo de hemorragia de cualquier tipo, tanto así que muy probablemente tu paciente llegue a choque hipovolémico, con las consecuencias fatales que esto representa.

7. Estatinas + Niacina

Las estatinas se prescriben para el tratamiento de las dislipidemias, cuando existen niveles bajos de HDL y altos de triglicéridos. Sin embargo, existe evidencia de que la interacción entre estos medicamentos con la niacina no mejora la sintomatología coronaria, sino que al contrario puede desencadenar SICA (incluido el IAM) o ictus isquémico.

Como te darás cuenta, el ignorar ciertas interacciones puede llegar a matar pacientes, más aún si se trata de un adulto mayor con la famosa “polifarmacia”. Para prevenir casos potencialmente fatales, repasa éstas interacciones (e investiga muchas más) cuantas veces sea necesario antes de firmar el recetario.

Referencias Bibliográficas

Conrad Fischer, MD. (2014). Master the Wards: Survive IM Clerkship & Ace the Shelf. New York: Kaplan Medical.

Katzung, B. (2012). Basic & clinical pharmacology (12th ed.). New York: McGraw-Hill Medical.

Zhu, J. PhD, MS, MA. Weingart, S. MD. Prevention of adverse drug events in hospitals. En: Al Dia, Post TW (Ed), Dia, Waltham, MA. (Consultado el 23 de febrero de 2015.)

5 COMENTARIOS

    • Yo no lo consideraría “demasiado” obvio. Baste ver que al menos para mí existió un amplio margen para la discusión y debate. De eso, siempre se aprende, y al final, muchas de esas mortales interacciones no pueden ser catalogadas como “demasiado” obvias y tomar su prohibición a pie juntillas.

  1. Faltó mencionar alcohol+disulfiram y otros fármacos con este efecto (como el metronidazol)… Creo que es de suma importancia conocerlos pues la interacción tambien pone en riesgo la vida del paciente!

  2. Es de primordial importancia para el médico conocer las interacciones peligrosas para los pacientes. Sin embargo, respecto al contenido de este artículo, creo que tengo algunas discrepancias, sobre todo porque la forma en la que se presentan las interacciones, se entiende que están prohibidas… y muchas de ellas no lo están. Me explico:

    –En los puntos 4 y 5, estoy totalmente de acuerdo. La interacción es peligrosa y no hay indicación médica para el alcohol (bueno, excepto el caso raro de intoxicación por alcohol metílico).
    –Parcialmente de acuerdo en el punto 7: ciertamente, la combinación de ambos agentes no mejora los desenlaces clínicos (no síntomas) y aumentan (aunque sin significancia estadística) el riesgo de ictus (N Engl J Med. 2014;371:203-212 / N Engl J Med. 2011;365:2255-2267).
    –Parcialmente de acuerdo en el punto 1: Sí existe pacientes meritorios de IECA que tienen hipokalemia, y el efecto de los IECA’s no aumentan significativamente en estos pacientes el potasio, por lo que BAJO UNA ESTRECHA VIGILANCIA, podría agregarse el suplemento.
    –Punto 2: Se sabe que la amiodarona modifica la farmacocinética de la amiodarona, por lo que se deberán utilizar con suma precaución ambos agentes juntos. Existen muchos pacientes con disfunción ventricular izquierda y fibrilación auricular, y puede ser necesario el uso de ambos fármacos para adecuado control del ritmo o frecuencia ventricular. Su uso simultáneo no está prohibido; pero obliga a mantener a raya los niveles de la digoxina. Por otra parte, el riesgo mayor de la combinación no son las taquiarritmias supraventriculares (de hecho, esa es su indicación); sino las bradicardias, aunque sí pueden condicionar arritmias ventriculares y supraventriculares. (Prog Cardiovasc Dis. 2002 Jan-Feb;44(4):251-66 / J Am Coll Cardiol 1984;4(1):111-116 / Circulation 2006;113:2556-2564 ). Las consideraciones son muy parecidas respecto al punto 3. A veces, un solo fármaco no es suficiente. Y aunque existen mejores combinaciones (que igualmente requerirán de monitorización estrecha), no están prohibidas.

    — Finalmente, en el punto 6 es donde más disiento. La combinación de un antiplaquetario y un anticoagulante, claro que eleva el riesgo de sangrado. Sin embargo, existen indicaciones claras para utilizarlos juntos. Se trata de los pacientes con indicación de anticoagulación crónica (fibrilación auricular o válvula protésica, por ejemplo), que tienen un síndrome isquémico coronario agudo y se les coloca un stent. En ellos, de hecho, la discusión está entre mantener por algún tiempo triple (SÍ, TRIPLE!!!) manejo (aspirina, clopidogrel y cumarínico) o bien, en quienes tienen riesgo alto de sangrado, solamente clopidogrel + warfarina. ¿Podemos matarlos con la combinación?. Podemos decir que sí aumenta el riesgo de sangrado fatal; pero es mucho mayor el riesgo de que los matemos por una trombosis (del stent o de la prótesis valvular) si los dejamos sólo con anticoagulante o sólo con manejo antiplaquetario. ( Lancet. 2013;381(9872):1107 / Eur Heart J 2007;28(6)726 / J Am Coll Cardiol. 2013;62(11):981 )

    De forma tal que aunque comparto su opinión de ser sumamente cautos con la polifarmacia, creo que muchas de las interacciones son presentadas de una forma un tanto alarmista. Saludos.

  3. Lily una correccion, el disulfiram, es un medicamento que ayuda en el tratamiento del alcolismo, el disulfiram , tiene sinergismo en pacientes que toman antidepresivos….

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.